Festividad de la Virgen del Pilar

Burgos, centro de los actos de la patrona de la Guardia Civil

Una parada militar y un desfile el próximo sábado serán las actividades principales

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, presidió el izado de la bandera nacional
El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, presidió el izado de la bandera nacional - R. O.
MAR GONZÁLEZ Burgos - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

La ciudad de Burgos se convierte durante esta semana en el centro de los actos conmemorativos de la festividad de la patrona de la Guardia Civil, la Virgen del Pilar. Desde ayer y hasta el próximo 8 de octubre la capital burgalesa acogerá varias actividades dentro de esta celebración, cuyos actos centrales se llevan a cabo anualmente durante la semana anterior al 12 de octubre, día de la patrona del Cuerpo, en una ciudad española. Una parada militar y un desfile en la Avenida de La Paz con la participación de efectivos de diferentes unidades el próximo sábado será el acto más relevante y está previsto que acuda el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz.

Vinculación con Burgos

Ya en el día de ayer, el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, asistió a la inauguración de una exposición dedicada a las víctimas del terrorismo en el claustro bajo de la catedral de Burgos y presidió también en la ciudad burgalesa la XIX Jornada de colaboración de policías locales con la Guardia Civil y la Policía Nacional, organizada conjuntamente con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

La elección de Burgos como sede de los actos en torno al 12 de octubre responde a la «estrecha vinculación» que la sociedad burgalesa tiene con la Benemérita, según detalló el alcalde de la ciudad, Javier Lacalle. En este sentido, recordó que cuando en 1884 se fundó el Undécimo Tercio de la Guardia Civil, la plana mayor se ubicó en Burgos y, desde entonces, el cuerpo ha estado muy unido a la vida social burgalesa.

Lacalle recordó también que la ciudad ha sido víctima del «zarpazo del terrorismo» y ha sufrido numerosos atentados, algunos de los cuales han golpeado directamente a la Benemérita. Los últimos fueron el coche-bomba que estalló en la Casa Cuartel de la Guardia Civil el 29 de julio de 2009, y el asesinato un día más tarde, en Calviá (Mallorca), del guardia civil burgalés Carlos Sáenz de Tejada.

«Lo único que cabe esperar ahora es la desaparición definitiva de ETA, su disolución y la entrega de las armas».

Por su parte, el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, consideró en su visita a Burgos que en el terrorismo de ETA no ha habido ninguna guerra, sino «víctimas de asesinos del tiro en la nuca» a los que el Estado de Derecho, la sociedad española y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han puesto punto y final. Antes de detallar uno a uno los asesinatos de la banda terrorista vinculados con Burgos, Fernández de Mesa señaló que «lo único que cabe esperar ahora es la desaparición definitiva de ETA, su disolución y la entrega de las armas».

«Hay a quien puede no gustarle oír estos detalles pero conviene recordar que lo que ocurrió no era algo confuso, donde unos luchaban por la libertad y otros se oponían, porque era justo al revés», recordó Fernández de Mesa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios