El director general de Operaciones de Berkeley, Francisco Bellón
El director general de Operaciones de Berkeley, Francisco Bellón - D. ARRANZ
Economía

Berkeley comenzará en año y medio la producción de uranio en Retortillo

Empezará la construcción de la planta de Salamanca en unas semanas

SalamancaActualizado:

El director general de Operaciones de Berkeley, Francisco Bellón, estimó ayer que la mina de uranio que la compañía proyecta en la localidad salmantina de Retortillo empezará a funcionar en un plazo de entre 18 y 20 meses, una vez que concluyan los trabajos de construcción de las instalaciones, que se iniciarán antes de que acabe este año.

Recordó que el proyecto, que ha recibido «más de un centenar de informes y permisos favorables» de las administraciones europea, nacional, autonómica y local, se basa en cuatro pilares fundamentales: «El respeto por el medio ambiente, la seguridad y la salud, el compromiso total con las comunidades locales y la transparencia». Por eso, dio por «resueltas» las dudas sobre el posible peligro medioambiental y de salud, restando así relevancia a los argumentos e informaciones contrarios a la construcción de la mina, los cuales, según dijo, «distorsionan la realidad».

El director general de la compañía insistió en que desde Berkeley se ha «desarrollado un proyecto de manera rigurosa», por lo que «no va a afectar ni a los valores protegidos de la zona ni a la salud de las personas». «Pondría las dos manos en el fuego», señaló.

Inversiones

Hasta el momento, la firma «ha invertido más de 75 millones de euros en la puesta en marcha de este proyecto, cifra que se elevará hasta los 250 millones de euros en los próximos años, de manera que el paro -ya ha contratado a 70 personas, en su mayoría de la zona- desaparecerá en la comarca en la que nos encontramos», explicó Bellón.

La construcción de la mina «será inmediata», con unas obras que concluirán «en un periodo entre 18 y 20 meses». A partir de ese momento, estarán «en disposición de comenzar la producción». En una comparecencia en la capital salmantina, el director general confesó no entender la moción que hoy llevará al pleno municipal de Salamanca la formación Ganemos para oponerse a la mina de uranio por considerar que carece de «justificación».

Al hilo de los rumores en torno a la ampliación de la mina de uranio al municipio de Villavieja de Yeltes, el director general insistió en que el Ayuntamiento de este municipio «no conocen el proyecto porque no han querido reunirse con nosotros». Finalmente, dejó claro que la compañía nunca se planteó «abandonar el proyecto» tras las críticas al pasar «varias etapas de estudio de viabilidad» y mostrar «una robustez técnica y económica enorme».

Oposición

Por su parte, la Plataforma Stop Uranio, a través de un comunicado, estimó que Berkeley «carece de credibilidad para cualquier inversor occidental» y que «es falso» que tenga «los permisos necesarios para iniciar la construcción de la mina». Considera que los «procedimientos judiciales y administrativos» abiertos en diferentes instancias «suponen una losa» para las «pretensiones de Berkeley de atraerse inversores fiables a su dañino proyecto».

Desde la Junta de Castilla y León, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suáerez-Quiñones, señaló que el trabajo de la administración autonómica -que atañe al punto de vista de minas y urbanístico con autorización excepcional de uso del suelo- está realizado, pendiente de un recurso. Además, Suárez-Quiñones señaló que si el proyecto cumple con «todos los parabienes» y se atañe a las leyes, «será bienvenido» por el impacto económico y para el empleo que tendrá, además en un entorno rural.