Panorámica del Campo de Montiel desde la localidad de Villamarique (Ciudad Real)
Panorámica del Campo de Montiel desde la localidad de Villamarique (Ciudad Real) - Antonio Real Hurtado

¿El fin de la brecha digital?

En Castilla-La Mancha hay zonas como Campo de Montiel o Campo de Calatraba, donde no llega una buena conexión a internet a los pueblos de menos de 1.000 habitantes

ToledoActualizado:

Vivir en un pueblo pequeño sigue siendo casi garantía de no tener una buena conexión a internet. La brecha digital es, a día de hoy, ancha según el lugar de residencia. En Castilla la Mancha aún hay muchas poblaciones precarias en temas de conectividad como la zona de Campo de Montiel o Campo de Calatrava, donde hay pueblos de menos de 1.000 habitantes a los que no llega todavía una buena conexión.

Actualmente solo el 55% de los hogares de menos de 25.000 habitantes cuenta con una conexión de hasta 3 megabites por segundo. Para cambiar estos números, el operador de telecomunicaciones Ahí+ trabaja para dar servicio a los habitantes de las pequeñas poblaciones, ofreciendo soluciones innovadoras para dotar de la más completa oferta de conexión a la red de alta velocidad.

En España hay censadas más de 3.800 empresas de telecomunicaciones. Actualmente, el negocio tradicional de los grandes operadores se concentra en las grandes urbes. En cubrir esta necesidad en las zonas rurales trabaja el operador de operadores Ahí+ con el fin de convertirse en el sexto operador nacional y llegar al menos a 1,2 millones de hogares en zonas rurales en el año 2020. «La cercanía es una de nuestras señas de identidad. Sabemos dónde estamos y a dónde queremos llegar. Todo ello con un trato personalizado», dice José Carlos Oya, presidente de Ahí+.

El objetivo de esta compañía es dotar a los habitantes de pequeñas poblaciones de banda ancha y servicios de conectividad (líneas fijas y móviles). Para que el internet de alta velocidad pueda llegar a cualquier punto geográfico, Para ello, Ahí+ ofrece una amplia variedad de servicios y tecnologías (tanto de fibra como de radio -LTE, Wimax…-). Todo ello para romper la brecha digital y que no haya diferencia en el acceso a internet entre grandes urbes y pequeñas localidades. La llegada de la banda ancha es clave para que estos municipios sigan creando crecimiento y desarrollo en las zonas rurales.

Fusión de operadores

El pasado mes de enero la operadora castellano-manchega Comunitelia se integró en Ahí+, dando lugar al nacimiento de Ahí+Comunitelia, con sede en la localidad ciudadrealeña de Tomelloso. Gracias a esta fusión existen despliegues de redes que llegan a más de 280.000 habitantes en Castilla-La Mancha, principalmente en Toledo y Ciudad Real. Un número de ciudadanos que ya goza de las mejores soluciones de conectividad a través de distintas tecnologías como la fibra o servicios de radio de fibra óptica inalámbrica.

Aunque no siempre el querer es poder. En la Comunidad existen algunas zonas donde la llegada de la fibra es inviable. Este es el caso de Palomeque o El Viso de San Juan, en Toledo. Localidades que tienen muchas urbanizaciones diseminadas y no hay desarrollo de despliegue de fibra. «Existen otras tecnologías para llevar internet de banda ancha. Nosotros estamos dando un servicio de fibra óptica inalámbrica para que esos vecinos puedan disfrutar de un servicio de internet de alta velocidad», afirma Ángel Cantón, director de Ahí+Comunitelia.

Ahí+Comunitelia tiene despliegues de redes que llegan a más de 280.000 habitantes de la región En urbanizaciones de Palomeque o El Viso de San Juan no llega la fibra. La alternativa es la fibra óptica inalámbrica

«Esta tecnología -según cuenta-consiste en colocar en una torre de telecomunicaciones (a la que llega un cable de fibra) unas antenas que permiten dar servicio de banda ancha a todos los domicilios situados en 10 kilómetros a la redonda, y es como si tuvieran fibra óptica en casa».

La compañía, que ha desplegado fibra óptica en toda la red de Valdepeñas (Ciudad Real), efectuará futuros desarrollos en Albacete, Cuenca y Guadalajara, lo que le posicionará como el primer operador local que dará servicio a la totalidad de las provincias de Castilla-La Mancha.