Vídeo: El ministro en su comparecencia en el Senado - EFE

Zoido «lamenta» el herido por bala de goma el 1-O: «Fue para salir del tumulto»

El ministro dice que el joven que perdió por impacto un ojo agredió antes a la Policía. Insinúa que el Govern infló la cifra de heridos: «Se contaron hasta las ansiedades por televisión»

MadridActualizado:

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha justificado este jueves en el Senado el uso del material antidisturbios en colegios «puntuales» de Cataluña el 1 de octubre donde se produjeron «enfrentamientos» entre ciudadanos y la Policía cuando ésta trataba de impedir el referéndum ilegal. Zoido ha «lamentado» los heridos causados pero ha asegurado que las fuerzas policiales usaron la fuerza de manera proporcional para repeler el cerco ciudadano cuando se replegaban de varios centros.

A preguntas de los grupos independentistas, Zoido se ha referido al caso de Roger Español, que perdió la visión de un ojo por impacto de una pelota de goma durante un incidente en un colegio de Barcelona: «Lamento el incidente que se produce como consecuencia de ese disparo», ha dicho Zoido, que ha señalado que según recogen las imágenes de aquel día el joven agredió a los agentes lanzádoles una valla cuando se replegaban.

«El uso de la pelota de goma se hizo exclusivamente en un solo colegio y fue sin duda alguna para salir de aquel lugar sin que fuesen arrollados por el tumulto que se le venía encima», ha explicado sobre este caso Zoido ante la comisión de Interior del Senado.

Los grupos independentistas han cuestionado al ministro que no haya abierto expediente alguno por este hecho y le han recriminado que no se haya puesto en contacto con los heridos del 1-O. Zoido ha afirmado que los juzgados deberán determinar responsabilidades y, a partir de ahí, se abrirán expedientes si procede: «Se usó material de defensa para poder abandonar los lugares y evitar las agresiones de elementos radicales incrustrados entre la ciudadanía», ha insistido Zoido.

Polémica sobre el número de heridos

El Govern contabilizó 1.066 lesionados aquella jornada y el ministro de Interior ha insinuado que la cifra se infló para intentar trasladar la idea de una actuación violenta de la Policía y la Guardia Civil. De esos 1.066 heridos, ha dicho Zoido, el 82,5% lo fueron por contusiones o policontusiones y un 0,5% graves, incluido el herido por el impacto de la pelota de goma y otro por infarto de miocardio.

Pero Zoido ha cuestionado el balance de heridos de la Generalitat, que creció notablemente aquella tarde, pese a que el independentismo sospecha que hubo orden del Ministerio para el repliegue policial. Zoido ha negado que hubiera instrucción en ese sentido, pero ha dudado de cómo la cifra pasó de los 38 heridos antes de las 14 horas a los 1.066 al finalizar el día. «Contamos como agresiones hasta las ansiedades por ver las cargas por televisión», ha afeado.

En todo caso, Zoido ha «culpado» a los dirigentes de la Generalitat de los heridos producidos aquella jornada porque fueron ellos quienes «les instigaron» a acudir contra la ley y la Policía, a sabiendas de que el Estado intervendría para preservar el orden constitucional, ha dicho en su comparecencia en el Senado.

Ha desvelado que 11 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil necesitaron asistencia hospitalaria tras su intervención el 1-O, diez de los cuales causaron baja médica, y que otros 431 sufrieron contusiones. En total, en 54 colegios hubo que emplear el uso de la fuerza «para quitar gente de en medio», y en once hubo problemas serios durante el repliegue.