España

Pedro Sánchez: «No me planteo dimitir»

El secretario general del PSOE pretende aferrarse al cargo aunque los barones tumben la celebración de primarias

Sánchez prefiere la celebración de las terceras elecciones en un año antes que permitir un gobierno de Mariano Rajoy

Vídeo: Pedro Sánchez durante su emntrevista en La Ser - ÓSCAR DEL POZO
S.E. - abcespana Madrid - Actualizado: Guardado en:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado este martes que «no se plantea dimitir», tampoco en el caso de que el Comité Federal rechace este sábado su propuesta de celebrar un congreso a principios de diciembre después de las primarias en octubre. «Por supuesto que no», ha dicho, trasladando a los barones críticos de su partido que está dispuesto a dar la batalla hasta el final.

El líder del PSOE ha hecho estas declaraciones en la Cadena Ser, en la primera entrevista que concede en tres meses, después de que ayer anunciara la convocatoria de primarias para elegir secretario general el próximo 23 de octubre y celebrar el 39 Congreso del PSOE a primeros de diciembre. Sobre la convocatoria de las primarias tendrá la última palabra el Comité Federal del PSOE, convocado para este sábado, 1 de octubre.

El movimiento de Sánchez, adoptado un día después del fracaso de los socialistas en las elecciones gallegas y vascas se interpretó como un órdago a sus críticos, liderados por la andaluza Susana Díaz, con el objetivo de neutralizarlos y seguir al frente de la secretaría general del PSOE. Los barones quieren forzar una votación para tumbar los planes de Sánchez y obligarle a dimitir.

«Si yo no tengo a todo el partido detrás, difícilmente voy a poder formar un Gobierno alternativo», ha justificado Sánchez cuando ha explicado su decisión. «Hay un debate ideológico de fondo —ha añadido—. Se está llamando abstención técnica a facilitar un gobierno de la derecha, de Rajoy. ¿Es una cuestión táctica? Yo creo que no, creo que es una cuestión esencial que el PSOE tiene que abordar de una vez por todas». Ha comparado esta cuestión con la decisión histórica de abandonar el marxismo.

Mala relación con los barones

Sánchez, que ha reconocido que es «evidente» que no tiene buena relación con ninguno de los presidentes autonómicos de su partido —a excepción de la balear Francina Armengol—, ni con los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, ni con quienes se disputaron el 38 Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, ha insistido en que deben hablar los militantes para solucionar el debate que, a su juicio, atraviesa el PSOE.

Así, ha insistido en los argumentos que expuso este lunes para defender la celebración de ese cónclave y ha recalcado que las «discrepancias de voces» en el seno del partido son precisamente «uno de los elementos» que han llevado al PSOE a tener «malos resultados» desde hace cuatro años. «Lo que no puede ser es que a mí, que soy secretario general, se me imponga una decisión para luego ellos administrarla».

«¿Por qué se llama reflexión cuando en el fondo de lo que se está hablando es de abstención?», se ha preguntado. «Vara ha defendido claramente la abstención, pero hay dirigentes que hablan de reflexión cuando en realidad hablan de una abstención. Es hora de que digamos a los militantes cuál es la posición del partido», ha insistido. «Lo más honesto y sensato es que los afiliados hablen y decidan con su voto cuál es el futuro».

La propuesta del líder del PSOE es un gobierno con Podemos y con Ciudadanos, y hablar con los nacionalistas, manteniendo la «hoja de ruta» del PSOE. Sobre los plazos para negociar un gobierno alternativo, Sánchez ha afirmado que puede ocurrir que el día 12 de octubre, cuando se produzca la recogida de avales, no haya más candidatos. «A lo mejor el 12 de octubre la militancia respalda al secretario general, con lo cual, el tiempo que yo tendré puede ser incluso mayor».

¿Terceras elecciones?

La huida hacia adelante de Sánchez pasa por llevar al país a unas terceras elecciones generales. Si finalmente consigue doblegar a los barones críticos y fracasa en la articulación de una mayoría que le permita gobernar, el secretario general está dispuesto a acudir a las urnas por tercera vez en un año.

«Para un demócrata, unas elecciones nunca son una mala solución», ha dicho Sánchez. «Creo que Rajoy no puede seguir siendo ni un cuarto de hora más presidente del Gobierno, está haciendo todo lo posible para ahondar la crisis». «No quiero para mi país un presidente que manda un mensaje a Bárcenas diciendo «Luis, sé fuerte"».

Para justificar su papel al frente del PSOE, Sánchez ha puesto en valor que en las elecciones del 26-J resistieron el intento de sorpaso por parte de Podemos: «Con perspectiva se verá como uno de los principales logros del socialismo y de la izquierda».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios