España

Sánchez sigue adelante con sus planes de convocar un Congreso pese a la oposición de la mitad del partido

Dieciséis miembros de la Ejecutiva que ya no reconocen los críticos proponen mantener las primarias el 23 de octubre

Ferraz aprueba someter al Comité Federal la propuesta de cambiar el congreso ordinario por uno extraordinario

Pedro Sánchez sigue adelante con su plan. Lejos de sentirse desautorizado o dimitir, ha reunido a 16 de los 18 miembros de su Ejecutiva que aún no han dimitido y han aprobado someter este sábado al Comité Federal la propuesta de cambiar el congreso ordinario que iba a proponer por uno extraordinario.

Encuesta: ¿Debe dimitir Pedro Sánchez?

Las primarias entre los 180.000 militantes serían el 23 de octubre y el plenario se adelantaría. Ya no sería del 2-4 de diciembre sino del 12 al 14 de noviembre. De no presentarse otro candidato o candidata, el 12 de octubre, Sánchez será reelegido secretario general.

El anticipo de la asamblea se justifica en que tendría carácter extraordinario, por lo que el plazo desde la convocatoria hasta la celebración se acorta a 40 días, según los estatutos.

El anuncio supone un claro desafío a los críticos, que ayer dimitieron en bloque de la Ejecutiva para forzar la marcha de Sánchez. Esta mañana se está viviendo una jornada de tensión inédita en Ferraz, con los dos «PSOE» reclamando para sí el poder.

Los contrarios a Sáncehz también quieren convocar un congreso, pero después de que se forme gobierno y de la mano de una gestora que tome las riendas del partido.

Al filo de las 10.30 aparecía ante una nube de periodistas, cámaras y curiosos la presidenta del Comité Federal y líder del PSOE en Sevilla, Verónica Pérez, asegurando que «la única autoridad soy yo».

Pérez ha conseguido entrar en Ferraz y ha hablado con el gerente, Gregorio Martínez, pero los servicios de seguridad no le han dejado subir a las plantas donde están los despachos de la Ejecutiva.

Sánchez y los suyos han conseguido que la presidenta de la Comisión de Garantías, la vasca Isabel Celáa, —esta mañana el PSE ha emitido un rotundo comunicado de apoyo al todavía secretario general—, no diera su autorización para que la Comisión se reuniera.

A eso se agarra Sánchez para señalar que la legalidad sigue de su parte y no darse por enterado del «golpe» que pretende descabalgares con el argumento de que han dimitido la mitad más uno de la Ejecutiva.

En el comunciado, Ferraz señala que cuando las vacantes en la dirección son más de la mitad de sus componentes, el Comité Federal debe convocar un congreso extraordinario para designar una nueva dirección. De acuerdo con los «sanchistas», el artículo 68 «no prevé en ningún caso la disolución de la Comisión Ejecutiva Federal, siendo ésta el único órgano con competencia para ello».

Francina Armengol, a su llegada a Ferraz- EFE

La presidenta de Baleares y miembro de la Ejecutiva de Sánchez, Francina Armengol, ha asegurado que «ha llegado el momento de que hablen los militantes, de dar la voz a quien tiene la fuerza en el PSOE». En su opinión, el PSOE debería mantener la «apuesta firme por el "no" a un gobierno del PP», y ha recordado que ella es presidenta autonómica gracias a un acuerdo en el que participaron fuerzas políticas de izquierda y formaciones nacionalistas.

El escenario a partir de ahora es de lo más incierto porque aboca a un enfrentamiento abierto y a cara de perro entre los 295 miembros del Comité Federal este sábado.

La expectación es máxima en torno a lo que hagan los críticos con este nuevo órdago de un líder que ya no reconocen. Esta tarde la presidenta andaluza y líder de los socialistas en esa comunidad, Susana Díaz, tiene prevista una trascendental intervención ante el comité director de su federación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios