El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy
El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy - EFE

Rajoy señala al 155: «Nos van a obligar a lo que no queremos llegar»

El presidente avisa en Barcelona a la Generalitat que «el Estado va a seguir actuando» ante su desobediencia

BARCELONAActualizado:

En Barcelona, donde presidió un acto del PP catalán, Mariano Rajoy avisó este viernes a la Generalitat de que, ante su desobediencia reiterada, la aplicación del artículo 155 de la Constitución está más próxima en Cataluña. No lo citó expresamente, pero sus palabras dejaron el eco de una advertencia seria y real. «Lo digo con la misma serenidad que firmeza, no habrá referéndum, No lo habrá», señaló 24 horas después de que los separatistas iniciaran su campaña por el 1 de octubre, desoyendo al Tribunal Constitucional. «No es posible. Se lo hemos dicho: están cometiendo un error y nos van a obligar a lo que no queremos llegar. El Estado va a seguir actuando», aseveró el presidente.

Rajoy volvió a Cataluña en pleno vendaval independentista, tras haber impulsado las fuerzas soberanistas del Parlament sus leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica para la secesión con España y desoír a la Justicia. El líder del PP transmitió a su partido en Cataluña, reunido ayer en una junta directiva extraordinaria, su «serenidad de ánimo», y su disposición a usar todos los resortes para impedir el referéndum del 1-O. No ocurrirá como el 9-N. «El Estado de Derecho funciona. A lo mejor algunos no se han dado cuenta y más le valía darse cuenta», reseñó ante 400 simpatizantes del PP, que no refrenaron su júbilo cuando Rajoy anunció que la Guardia Civil había requisado «más de 100.000 pancartas de propaganda de la Generalitat», que está en campaña por el 1-O.

Gracias por vuestra lealtad, por no arrugaros en los momentos difíciles, nadie debe hacerlo en los próximos díasMariano Rajoy

El presidente hizo un relato de la gravedad de lo acontecido en los últimos días e insistió en que el Estado de Derecho no tolerará que Cataluña siga instalada fura de la ley. «Amigos, ¿qué va a pasar?», preguntó retórico «El Estado va a seguir actuando», continuó para explicar, entre otras medidas, la decisión de su Gobierno de intervenir las cuentas de la Generalitat si, en el plazo de 48 horas, no recula. «Si en 48 horas no hay un compromiso de cumplimiento de la ley, a partir de ahora los pagos de la Generalitat los hará el Gobierno de España», aseguró haciendo que muchos de los presentes, empezando por Alicia Sánchez Camacho, expresidenta del partido en la comunidad, saltaran de la silla para romper a aplaudirle en pie.

«Somos la mayoría»

Rajoy fue ayer como el general que insufla ánimo a su tropa en medio de una batalla que tiene en el 9-N un referente triste para el PP catalán. El partido se rompió tras ver cómo los soberanistas votaron aquel día de 2014 sin que el Gobiero lo impidiera, pese a haberlo prometido. El presidente del Gobierno vino a decirles que no se repetirá. «A los alcaldes, a los concejales, a los periodistas, a los miembros de los partidos de la oposicion, PP, PSOE y Cs, a los funcionarios públicos y a los cuerpos de seguridad. A todos les digo: estamos con vosotros, somos la mayoría y esta es una democracia fuerte que no va aceptar desafios como el que tenemos encima de la mesa».

«Gracias por vuestra lealtad -siguió-, por no arrugaros en los momentos difíciles, nadie debe hacerlo en los próximos días. Por defender una Cataluña catalana, española y europea, y no una Cataluña fuera del mundo».

A lo que no aludió Rajoy fue a la carta que Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Ada Colau le remitieron, con copia al Rey y altavoz al exterior buscando diálogo para un referéndum pactado. Pero tuvo respuesta: «Se lo dije, y muchas veces, y aunque no se lo hubiera dicho. también lo sabían. No puedo disponer de la soberanía nacional. Es el ABC de los sistemas democráticos».

A Barcelona viajaron también la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que pronunció un discurso de tono grave. «Estamos en los momentos más difíciles de nuestra democracia», dijo. «Nos ponen a prueba y nos están provocando constantemente. Pero no vamos a fallar, no vamos a fallar a los catalanes, no vamos a fallar a los españoles», les dijo a sus compañeros catalanes, a los que agradeció su papel: «Sois el mayor orgullo del PP». Su presidente, Xavier García Albiol, afirmó que su misión principal es dar voz y defender la libertad de todos los catalanes, no solo a sus votantes.