España

Rajoy exhorta a su partido a esperar a que el PSOE «se aclare»

Por si acaso, registran la reforma de la Ley Electoral para evitar elecciones el 25-D

Rajoy, reunido este lunes con el Comité de Dirección del PP
Rajoy, reunido este lunes con el Comité de Dirección del PP - TAREK

Ante el tremendo lío en el que viven los dirigentes socialistas desde el Comité Federal que este sábado terminó, tras horas de broncas, con la dimisión de Pedro Sánchez y la constitución de una gestora, el líder del PP y presidente en funciones, Mariano Rajoy, ha pedido a los suyos un poco más de paciencia y esperar «hasta que en el PSOE se aclaren», explicaba muy gráficamente un dirigente nacional. El Comité de Dirección de ayer finalizó con ese llamamiento de Rajoy: mantenerse tranquilos y esperar, porque sigue siendo el PSOE el que tiene la llave del futuro gobierno de España.

El desbarajuste sigue siendo la nota dominante entre los socialistas; así lo entienden en el PP, cuya cúpula se reunió ayer con Rajoy a la cabeza, y donde el líder popular lanzó un mensaje de calma a los suyos: es necesario aguardar porque «no sabemos qué van a hacer». De hecho, señalaban estupefactos cómo ayer mismo el presidente de la gestora, Javier Fernández, había reiterado que seguía en pie la resolución del partido que rechazaba facilitar un gobierno del PP.

Atentos a los próximos días

«Nuestra posición sigue siendo la misma que mantenemos desde el 20-D: primero ofrecemos gobierno de coalición, si no lo quieren, acuerdos concretos sobre determinados temas, y si tampoco, entonces que nos dejen gobernar», explicaban fuentes populares. Durante una intervención en Toledo, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, lo explicaba así: «El PP mantiene la misma postura que ya teníamos desde hace meses: creemos que el gobierno que se constituya, en el momento que sea, debe ofrecer tranquilidad, seguridad y confianza». E idéntico argumento utilizó la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría: «Nuestra oferta está ahí y es la misma; estaremos muy atentos a lo que pueda surgir en los próximos días».

Cospedal evitó manifestarse sobre la situación del PSOE: «Vemos con mucho respeto lo que ocurre, pero en los temas de partidos que no son el mío no me tengo que inmiscuir». Sólo espera que «la Gestora tome sus decisiones». Si estas pueden ser tendentes a cambiar el «no» reiterado del PSOE por una abstención, o si ahora podría ser el PP el que fijara condiciones a los socialistas para no ir a nuevas elecciones son cuestiones que los populares prefieren esquivar. Como señaló Sáenz de Santamaría, «no conviene merendarse la cena; es un escenario muy incierto, hay que gestionar con mucha prudencia, moderación y rigor».

«Mantendremos la serenidad y el mismo objetivo», la gobernabilidad de España, aseguran en el PP

Lamentaban desde el partido los «ataques» que dicen estar recibiendo, pese a los cuales «mantendremos la serenidad y el mismo objetivo», conseguir la gobernabilidad de España. Son conscientes de que «hace falta darles un poco de tiempo, para que decidan su posición» y definan a los interlocutores.

Una vez fuera de la secretaría general del PSOE el líder que defendía el «no es no» a Rajoy y al PP, entre los populares no se dejan ganar por el optimismo: tampoco terminan de confiar en un cambio de postura del PSOE. Y por eso, a media tarde de ayer el grupo parlamentario popular presentó ante el registro del Congreso la reforma de la Ley Electoral que permitirá evitar que las nuevas elecciones, en el caso de que las hubiera, se celebren el 25 de diciembre, día de Navidad.

Eso, aunque insisten en dejar claro que «el PP no quiere terceras elecciones», como señalaba Cospedal, que lo justificaba en que «a los españoles no les benefician unas terceras elecciones, y tenemos que estar al interés del conjunto de los españoles, no al interés de un partido».

La izquierda, dividida

Para uno de los vicesecretarios del PP, es muy significativo lo que está ocurriendo ahora: «Que los dos partidos de la izquierda están divididos», aludiendo a la bronca descomunal en el PSOE y a las fuertes fricciones que también se han visto en la dirección de Podemos, aunque ahora hayan quedado diluidas en el problema socialista.

Hay quien incluso critica desde el PP el papel que están jugando algunas formaciones a la izquierda del PSOE, como Podemos o IU, en los que «de forma bochornosa se está pidiendo a los socialistas decepcionados que vayan a afiliarse a sus partidos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios