El presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza
El presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza - EFE

UPN pide el cese de la nueva portavoz del Gobierno de Navarra por celebrar la agresión a Yolanda Barcina

Publicó unos tuits cuando Barcina fue agredida con tartazos en 2011

PamplonaActualizado:

El presidente de Unión del Pueblo Navarro,Javier Esparza, ha pedido el cese de la nueva portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, por unos tuits que publicó en octubre de 2011 cuando la entonces presidenta del Ejecutivo foral, Yolanda Barcina, fue agredida con tartas por un grupo contrario a las obras del Tren de Alta Velocidad.

Tras aquella agresión, María Solana, que entonces era la responsable de prensa del PNV en Navarra, escribió «Olé con Mugitu endulzándole la campaña a Barcina». Este comentario incluso fue reprochado por una parlamentaria de Nafarroa Bai. Sin embargo, lejos de arrepentirse, cuando el Parlamento de Navarra condenó la agresión a Barcina, María Solana se quejó de dicha condena. «Ovación en Toulousse; foto mundial; condena en el Parlamento de Navarra y todos a lavarle la cara… en fin, qué comunidad».

El pasado miércoles, la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, nombró a María Solana nueva portavoz del Ejecutivo. Hasta ahora, Solana era parlamentaria por Geroa Bai. Por eso, Esparza ha pedido expresamente que sea Barkos quien cese a María Solana.

En opinión del presidente de UPN, «no se puede tener de portavoz a alguien que justifica la agresión a nadie, pero menos a una presidenta del Gobierno». «A nuestro juicio está inhabilitada porque es una persona que tiene que representar a todos los navarros».

Ha recordado que «la primera máxima es respetar al otro. Una máxima anterior a la política» y «estos tuits destilan odio, rencor». Para Javier Esparza, el tuit de Solana en el que se alegra de la agresión a Barcina «es grave», pero el segundo «es mucho más grave» porque «se ratifica y se queja de que el Parlamento condene la agresión a una presidenta».

Esparza ha recordado que «estamos en una sociedad democrática en la que hay líneas que no se pueden pasar y quien las pasa no se puede dedicar a la política».