Vargas Llosa pronunció un discurso al término de la marcha - IGNACIO GIL

Líderes políticos contra el secesionismo ilegal: Clamor por la nación, silencio independentista

Los dirigentes de los partidos ven en la marcha de ayer un punto de inflexión

BarcelonaActualizado:

La masiva manifestación de ayer domingo en Barcelona fue analizada como un «punto de inflexión» por parte de varios dirigentes de los partidos constitucionalistas que secundaron la marcha. En el tramo decisivo del proceso soberanista, a dos días de que el presidente Carles Puigdemont abogue, o no, por una declaración unilateral que desde todos los sectores se señala como calamitosa, PP, Cs y PSC coincidieron en señalar que la concentración de ayer marca un antes y un después.

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

La ministra de Sanidad, la catalana Dolors Montserrat, aseguró que será la ciudadanía de Cataluña la que acabará con el movimiento independentismo. Por su parte, el líder del PPC, Xavier García Albiol, se congratuló por la respuesta ciudadana en Barcelona y en el conjunto de España. En alusión a las manifestaciones tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, afirmó: «Hoy es el segundo momento histórico en el que toda España está saliendo a la calle para defendernos de un golpe de Estado».

A su vez, la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, señaló que con la manifestación de este domingo «empieza la esperanza para todos los catalanes». «No vamos a permitir que nos dividan. Hoy aquí hay ganas de convivir y de seguir juntos», añadió.

La delegación del PP la completaban Cristina Cifuentes, Rafael Hernando, Javier Arenas, Pablo Casado o Enric Millo. Desde Twitter, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dirigió un mensaje a los manifestantes: «En defensa de la democracia, la Constitución y la libertad. Preservaremos la unidad de España».

Por parte de Ciudadanos, su presidente, Albert Rivera, apuntó en la cabecera que las «urnas de verdad» serán «la mejor manera de parar este golpe» y aprovechó para trasladar el mensaje de que «hoy es un día importante para decirle a los golpistas que no lo conseguirán». El presidente del partido naranja insistió en su defensa de que la crisis catalana solo se zanjará con la convocatoria de unas nuevas elecciones autonómicas.

También hubo representación del PSC, partido que pese a no adherirse sí animó a su militancia a acudir. El secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, pidió al presidente de la Generalitat que abandone el camino de la unilateralidad: «Hasta el último momento vamos a intentar evitar esta declaración», apuntó Illa, que justificó su presencia para «reclamar sensatez, respeto al estado de derecho y, sobre todo, diálogo». El líder del PSOE, Pedro Sánchez, apuntó por su parte en las redes sociales: «Gracias Josep Borrell por tu firme compromiso a favor de una Catalunya integradora, de entendimiento y sin exclusiones».

Puigdemont, mudo

La salida del armario del constitucionalismo fue paralela al elocuente mutismo de los líderes independentistas. Únicamente Puigdemont aludió al ofrecimiento de exlíderes mundiales como el expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter y los exsecretarios generales de la ONU Kofi Annan y Ban Ki-Moon reclamando diálogo. De la manifestación de ayer, ni una palabra.