España

Introvertido, desconfiado y peligroso: así es el yihadista detenido en Valladolid

Entre los dos arrestados por la Policía este lunes había una fuerte amistad labrada en la ciudad castellanoleonesa

La Policía Nacional detiene en Valladolid y en Murcia a dos presuntos yihadistas marroquíes,
La Policía Nacional detiene en Valladolid y en Murcia a dos presuntos yihadistas marroquíes, - EFE

Introvertido, desconfiado y peligroso. Así es uno de los dos presuntos yihadistas arrestados el lunes por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional. En concreto, se trataría de Ali, de 32 años, detenido en Valladolid quien había intentado llegar a Siria para unirse como combatiente a Daesh, un objetivo en el que persistía pese a haber sido rechazado en la frontera turco-siria, según informó ayer el ministerio del Interior.

Ali, de caracter introvertido y desconfiado, llevaba una vida muy discreta en Valladolid. Según fuentes policiales, a los dos detenidos de nacionalidad marroquí les unía una fuerte amistad labrada en la ciudad castellanoleonesa hasta que el segundo arrestado tuvo que trasladarse a Murcia por motivos laborales. Desde entonces ambos colaboraban y se protegían mutuamente en una relación que se enraizaba en la comunión y aceptación de la doctrina de Daesh, así como en el secretismo de sus actividades.

Autorradicalizado

Ali pasó por las fases de adoctrinamiento y captación yihadista solo, a través de la propaganda que Daesh difunde por Internet. Tras ello, el marroquí adquirió un compromiso activo de lucha, por lo que buscó la forma de viajar hasta Siria e integrarse en la organización. Sin embargo, sus planes se vieron truncados al ser detenido por la Policía turca en la frontera con Siria. Es entonces cuando vuelve a recurrir a su amigo en busca de ayuda para volver a España.

Una vez en la península, el detenido persistió en su idea de viajar a Siria en el plazo más corto posible con la firme y única intención de integrarse como combatiente en las filas de la organización terrorista, infomó Interior. Para ello, recurrió a su amigo, quien está detenido por colaborar en los preparativos del viaje frustrado, tutelar el retorno de Ali y actuar como protector frente a las posibles injerencias externas. De hecho, desde el regreso del presunto yihadista a España, el detenido en Murcia trataba de protegerle de las críticas externas.

Ayer, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, tildó durante una conferencia en Ávila de «muy importante» la operación policial, al tratarse de un «terrorista frustrado». Según explicó, el fracaso en sus planes le habría generado un grado de frustración que, dado su estado de radicalización, le haría «particularmente peligroso».

Cosidó destacó que el presunto yihadista trataba de «formarse y adquirir las capacidades para después poder cometer atentados», por lo que tenía «una voluntad muy manifiesta de incorporarse a esta organización terrorista -Daesh- y de combatir allí», para después «poder cometer atentados».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios