Internacional

La ofensiva de Erdogan limpia de yihadistas la frontera turco-siria

Unos 500 soldados del ELS, con apoyo turco, han ocupado 600 kilómetros en 12 días

Un tanque turco, ayer durante un un enfrentamiento con Daesh
Un tanque turco, ayer durante un un enfrentamiento con Daesh - AFP
JAVIER PÉREZ DE LA CRUZ Corresponsal En Estambul - Actualizado: Guardado en:

Misión cumplida, pero no terminada. Las autoridades turcas han confirmado que los yihadistas de Daesh han sido completamente expulsados de las últimas áreas que todavía controlaban en la frontera turco-siria.

Según informó la agencia de noticias oficial Anadolu, las tropas del Ejército Libre de Siria (ELS) -que incluye desde milicias moderadas a grupos de ideología yihadista-, apoyadas por las Fuerzas Armadas turcas, conectaron el territorio entre las localidades sirias de Al Rai y Yarábulus. De esta manera la operación «Escudo del Éufrates», iniciada el pasado 24 de agosto, ha completado su principal objetivo: «limpiar» la frontera de «terroristas».

Sobre estas dos ciudades próximas a su frontera, Turquía ha lanzado dos incursiones desde su territorio. La operación, que recibió el apoyo público de EE.UU., únicamente ha recibido ligeras condenas en forma de comunicados por parte de Rusia y el Gobierno de Damasco.

Alrededor de 5.000 soldados del ELS, con apoyo de tanques, artillería y bombardeos de los cazas turcos, han conquistado un territorio de cerca de 600 kilómetros cuadrados en solo 12 días. Un avance tan rápido precipitado por el hecho de que los militantes de Daesh apenas han presentado batalla y han preferido retirarse hacia sus posesiones en el interior de Siria, como las ciudad de Al Bab y su supuesta capital Raqqa.

No obstante, nadie espera que la operación vaya a terminar ahí. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha reiterado en numerosas ocasiones que entre «los terroristas» también se incluyen las milicias kurdas de las YPG (Unidades de Protección Popular), que hasta ahora eran el principal aliado de EE.UU. en la zona en su lucha contra Daesh. Para Ankara las YPG son simplemente la extensión siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización considerada terrorista por EE.UU. y la UE, y que desde hace semanas ha aumentado sus ataques a las fuerzas de seguridad turcas en su propio territorio.

De hecho, esta operación «Escudo del Éufrates», además de alejar a Daesh de su territorio, cumple un anhelado deseo de Ankara desde que comenzó la guerra en Siria: crear una zona tapón que evite que los kurdos continúen avanzando y acaben dominando todo el norte del país árabe.

Las operaciones continuarán

La agencia Anadolu ya cita a fuentes de seguridad sobre el terreno que señalan que la operación continuará y que «las zonas liberadas» por las tropas apoyadas por Turquía «se extenderán a otras regiones».

La duda es ver dónde se van a concentrar los esfuerzos bélicos. Por un lado, el ELS y la artillería pesada turca pueden poner rumbo a Al Bab, el siguiente bastión de Daesh en la zona, a tan solo 30 kilómetros del territorio que ya controlan. Por otro, los combates en el área de Manbij se pueden reanudar. Esta ciudad, en cambio, ya fue liberada de Daesh por tropas kurdas bajo la bandera de las FDS (Fuerzas Democráticas Sirias). Kurdos y turcos ya han protagonizado enfrentamientos aquí, lo que complica el equilibrio y la convivencia de los dos aliados estadounidenses.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios