La segunda reconstrucción del crimen, en vídeo

Carcaño, sobre «El Cuco»: «Echó a Marta en la cama y se echó encima de ella»

Tras un mes en la cárcel, el acusado cambió su versión e incrimó a su amigo, entonces menor de edad, de violación y asesinato

Marzo de 2009. La amistad entre Miguel Carcaño, Samuel Benítez y «El Cuco», detenidos por el asesinato de Marta del Castillo, saltó por los aires en cuestión de días. Miguel Carcaño no llevaba ni un mes en prisión cuando declaró por segunda vez ante el juez y contó una versión completamente distinta del crimen. Acusó a su amigo «El Cuco», que entonces tenía 15 años de violar y estrangular a Marta del Castillo, mientras él se situaba como un mero espectador amenazado con una navaja. El juez Francisco de Asís Molina ordenó una segunda reconstrucción en el piso de León XIII, en la que abundan las mentiras y las contradicciones.

«Empezó a quitarle el pantalón... ella decía que no le hiciera nada. Javi le pegó por aquí. Le quitó las bragas también... La cogió... Cogió el calcetín... se lo puso en la boca. La echó en la cama y se echó encima de ella. Antes de subirse él se desabrochó el pantalón. Se sacó sus partes y se subió encima de ella». Contó Carcaño, titubeante, que su amigo maniató a la víctima con cinta aislante y que luego la estranguló con un cable de un alargador. Escenificó cómo sacó dos bolsas negras de basura para ocultar el cuerpo de la chica. Introdujo en la escena del crimen a su otro amigo, Samuel Benítez, que fue absuelto y describió con detalle cómo subieron a Marta en una silla de ruedas envuelta en esas bolsas.

El instructor le pide que le aclare detalles poco convincentes: «No le estoy mintiendo, lo que pasa es que estoy nervioso», se defiende Carcaño. Pese a lo escasamente verosímil que resultaba esta versión, el instructor procesó a Carcaño por violación y asesinato y evitó de esta forma que le juzgara un Jurado. Resultó absuelto de la violación. Su condena fue por asesinato.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios