El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, en una fotografía de archivo - EFE | Vídeo: Vea la intervención del alcalde de Pamplona

El alcalde de Pamplona considera que los guardias civiles agredidos en Alsasua no pasarían un control de alcoholemia

Joseba Asirón estará presente en la manifestación en apoyo a los agresores que se celebrará mañana en la capital navarra

PAMPLONAActualizado:

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón (Bildu), ha insinuado hoy durante el pleno municipal, que los guardias civiles agredidos en la localidad navarra de Alsasua el pasado 15 de octubre de 2016 y sus parejas habían bebido más de la cuenta.

El máximo mandatario de la capital navarra acudirá mañana a la manifestación que tendrá lugar en Pamplona en apoyo a los ocho jóvenes acusados de la agresión, cuyo juicio comenzará en la Audiencia Nacional el próximo lunes. La manifestación pide la excarcelación de los tres jóvenes que permanecen en prisión preventiva y que la agresión no se considere como un delito de terrorismo y sea juzgado como una pelea en los tribunales navarros.

El concejal de UPN, Fermín Alonso, ha preguntado al alcalde si tenía intención de acudir a la concentración convocada el próximo martes, también en Pamplona, en apoyo a las víctimas de la agresión. Ha sido entonces cuando Asirón le ha preguntado al concejal regionalista si «¿usted apostaría a que los guardias civiles implicados en estos lamentables hechos hubieran pasado un control de alcoholemia?». Y él mismo se ha respondido: «A las 5 de la mañana, se sea un guardia civil fuera de servicio o se sea un joven de Alsasua es prácticamente imposible pensar que pueda pasar un control de alcoholemia». Y ha añadido que «eso se ha convertido en un delito de terrorismo. Y eso me parece terrible».

Finalmente, Joseba Asirón no ha respondido si acudirá a la concentración del martes o no, por lo que el concejal regionalista Fermín Alonso le ha acusado de lanzar «una infamia sin prueba alguna» y le ha reprochado que «retome el tradicional discurso de Batasuna de ‘algo habrán hecho las víctimas’».

Los hechos se produjeron el pasado 15 de octubre de 2016 cuando un grupo de jóvenes reconocieron a dos guardias civiles fuera de servicio en un bar de la localidad y tras discutir con ellos, una vez fuera de local, les agredieron junto con otros jóvenes que acudieron de otro bar cercano. Los cuatro agredidos tuvieron que pasar por el hospital.

Este lunes comienza en la Audiencia Nacional el juicio contra ocho de los acusados, para los que se piden penas que suman 375 años de cárcel por delitos de terrorismo.