Elecciones en Galicia 2016 Leiceaga se pega las etiquetas del PSOE para movilizar el voto

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se pregunta por En Marea y cuestiona cuál es la finalidad del proyecto rupturista

Pedro Sánchez acompañó a Leiceaga en el mitin de Cerceda
Pedro Sánchez acompañó a Leiceaga en el mitin de Cerceda - EFE
MARCOS SUEIRO - @abcengalicia La Coruña/orense - Actualizado: Guardado en:

Xoaquín Fernández Leiceaga se conoce el histórico del PSOE. Ayer, en Cerceda, hizo alarde de dominar el vocabulario y el argumentario que los socialistas emplean desde hace cuarenta años y convirtió sus sucesivas intervenciones en una reivindicación de los servicios públicos. También le ayudó Pedro Sánchez, el dirigente federal apuntó en Cerceda: «Leiceaga viene a quitarle el cartel de se vende a la sanidad pública». Con un mayor dominio, Sánchez recordó que fue voluntario en las elecciones que dieron la presidencia a Touriño y aclaró: «Los socialistas abrimos espacios» para criticar el supuesto «cierre de colegios y escuelas infantiles por parte de Feijóo».

El capote de Pedro Sánchez sirvió al candidato para comprometerse con el desarrollo del proyecto socialista. En este sentido anunció que piensa suprimir el copago sanitario a unos 65.000 pensionistas, en concreto a los que tengan las rentas más bajas, por debajo de los 18.000 euros anuales, y concretó que tendría un coste máximo de 65 millones de euros. «Es una cantidad importante, pero en el presupuesto, de más de 9.000 millones de euros», recalcó. En su operación «rescate» de los servicio públicos también se comprometió a mejorar la calidad del sistema sanitario que es una de las principales preocupaciones de los gallegos, según los datos que maneja internamente el PSdeG, de modo que el candidato prometió «volver a poner la sanidad al servicio de las personas, olvidarse de las políticas privatizadoras y reforzar el personal sanitario para reducir las listas de espera».

La sucesión de promesas encendió al público presente en Cerceda. No fueron muchas la interrupciones, pero parte de los casi 500 asistentes decidieron estar de pie y aplaudir con ímpetu para tratar de combatir la presencia de la lluvia. Leiceaga por momentos se creció. Desgranó sus propuestas a modo de lección y captó la atención de la militancia desplazada desde distintos puntos del interior de la provincia de La Coruña.

La presencia de Pedro Sánchez caldeó el ambiente. El líder del PSOE extendió su «no» a Rajoy al candidato del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo. Sánchez se preguntó a qué viene la «autocomplacencia» que exhibe el dirigente popular, si los trabajadores del naval «están decepcionados por sus mentiras, la sanidad está «amenazada por la privatización» y los jóvenes se están «exiliando» ante la «falta de oportunidades» en esta tierra. Y a falta de argumentos más inmediatos recurrió a las fotos del presidente gallego con el contrabandista Marcial Dorado para atacarlo y cuestionar su legitimidad para ser presidente.

Y fuera del guión previsto por los socialistas gallegos para la campaña, Pedro Sánchez, se lanzó a criticar a En Marea, a la que definió como «un conglomerado de siglas que se une no se sabe bien para qué» y que carece de «experiencia de gestión». Es por ello que insistió en trabajar por «el cambio» de la mano de Leiceaga. El líder nacional de los socialistas también acusó a los alcaldes de la formación de «decepcionantes».

No obstante, y aunque el aspirante tuvo tiempo de actualizar su discurso en Ribadavia y Verín, no hizo ninguna referencia al partido rupturista. El inicio de la campaña del PSOE provocó reencuentros. En la localidad orensana de Verín coincidieron el secretario provincial de Orense, Raúl Fernández, la exdiputada Laura Seara y el candidato a la Xunta. También destacó la candidata orensana, Noela Blanco, quien trató de invitar a la concurrencia a vitorear a Leiceaga con el título de «presidente, presidente». Y en el lote de los dinamizadores también estuvieron los «chicos de Xuventudes». A bordo de una furgoneta confirmaron el último desacato del PSdeG a Ferraz, tal y como publicó ABC, la caravana joven sustituye al equipo del cambio creado por los asesores de Sánchez para animar las calles y las plazas de los pueblos y ciudades.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios