Elecciones en Galicia 2016 Leiceaga califica al PSdeG como un partido «serio y de orden»

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, tilda a Feijóo de mal gestor de las cuentas públicas

El candidato del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, a bordo de un barco en la ría de Arousa
El candidato del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, a bordo de un barco en la ría de Arousa - FLICKR PSDEG
MARCOS SUEIRO - @abcengalicia Vilalba/ As Pontes - Actualizado: Guardado en:

Pedro Sánchez no cambia el guión durante sus visitas a Galicia. El secretario general del PSOE pone todo su empeño en justificar el bloqueo de la política española y, al mismo tiempo, pedir una oportunidad para el PSdeG en la Xunta. Le ayudó el candidato gallego, Xoaquín Fernández Leiceaga, quien calificó al PSdeG como un partido «serio y de orden». Ayer, ambos dirigentes volvieron a estar juntos, en Vilalba y As Pontes, y aprovechando el reencuentro, el líder federal no dudó en asegurar que «Feijóo es un mal gestor porque gasta menos y aumenta la deuda». Tampoco vaciló cuando atacó al líder de Podemos, Pablo Iglesias, «porque lo duro para millones de votantes progresistas es ver cómo votó en contra de un gobierno de cambio» y le instó a «practicar la generosidad para formar un gobierno».

En todo caso, a pesar de la parálisis a la que está sometida la política estatal, Sánchez no encuentra inconvenientes para gestionar en Galicia un Parlamento fragmentado. Llegó a poner de ejemplo el pleno de la Diputación Provincial de La Coruña. Y para este cometido reivindicó un papel central para el PSdeG. En sus alocuciones no hay atisbo de autocrítica. Sánchez sabe que juega en casa y que en su causa cuenta con el favor de la dirección gallega. De hecho, los teloneros de los mítines del secretario general socialista jalean el «no» a Rajoy de Sánchez. El secretario general respondió satisfecho con un «sí», pero al «cambio y a un gobierno honrado y justo».

Leiceaga y el populismo

En los encuentros de ayer con la militancia gallega, evocó «páginas escritas» por los socialistas españoles. Recordó a Felipe González y su decisión de crear escuelas para adultos «donde mis abuelos aprendieron a leer», pero no hay la más mínima referencia al legado de Rodríguez Zapatero.

Por su parte, Fernández Leiceaga apura el tiempo y parece haber descubierto como nuevos adversarios a los populistas de En Marea. Se siente ninguneado y busca hueco para colocar su mensaje como alternativa al PPdeG y a los rupturistas. El candidato no duda de que los populares «prefieren» a En Marea, señaló ayer en Vilalba, y añadió que «derrotar a los populistas es más fácil que al PSdeG porque solo si nosotros lideramos el cambio habrá posibilidad de cambio».

Leiceaga instó a los suyos a trabajar porque «las elecciones no están decididas y el PP tendrá un sorpresa el próximo domingo». Para despejar dudas no dejó de poner ejemplos llamativos. El aspirante parafraseó el versículo evangélico «No tengáis miedo» a un posible gobierno alternativo. También calificó al PSdeG como «un partido de orden». Para el candidato, el los socialistas merecen una oportunidad porque «vivimos un recuperación económica que deja a algunos fuera de sus beneficios». Y en este reparto de culpas incluyó al presidente Feijóo, de quien volvió a decir que es más del PP que Fraga. La apelación al fundador de PP es reiterativa y redundante en el halago: «Fraga ya era alguien antes de ser del PP».

Pero la apelación al expresidente Fraga no fue aislada. Media hora después, en la localidad coruñesa de As Pontes, el alcalde y presidente de la Diputación de La Coruña, Valentín González, afirmó: «Ya me gustaría en muchas cosas parecerme a Manuel Fraga». La afirmación del «mirlo blanco» del sector oficial del PSdeG se produjo en medio de una serie de aseveraciones amontonadas e inexactas que desencadenaron su emoción por el «hito» que supone para As Pontes recibir la visita de un secretario general del PSOE. De hecho, hizo compatible la referencia al líder histórico de la derecha española con menciones inexactas a la Constitución de la II República. González reivindicó el laicismo del régimen del 31 o el divorcio junto a la despenalización del aborto.

La caravana del PSdeG enfila la recta final con una depuración de los mensajes. Según pudo confirmar ABC, los socialistas van a introducir de forma «permanente las críticas a los populistas» y están convencidos de que no va a haber «sorpasso». Según fuentes de la dirección, «el reto pasa por convencer a la gente de que somos el PSOE de siempre, que no queremos aventuras y tenemos el convencimiento de que podemos lograrlo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios