Elecciones en Galicia 2016 Leiceaga: «No hay que dejarse seducir por los populismos»

El aspirante socialista vaticina un «gobierno de cambio liderado por el PSdeG-PSOE»

Leiceaga durante un encuentro matinal con jóvenes de al Universidad de Santiago
Leiceaga durante un encuentro matinal con jóvenes de al Universidad de Santiago - EFE
MARCOS SUEIRO - @abcengalicia Santiago - Actualizado: Guardado en:

El candidato socialista estuvo entre alumnos. Comenzó el día de ayer en la cafetería del campus sur de la Universidad de Santiago. No hace tanto tiempo que sus estudiantes en Periodismo jaleaban su nombre de forma premonitoria: «Ari, ari, Leiceaga lehendakari». Y ahora, unos meses después, optaron por el de ¡presidente, presidente! Los reunidos en el SEU no eran muchos, pero si entusiastas. Especialmente satisfecho estaba el líder de Xuventudes, Aitor Bouza, quien convirtió al aspirante en un rey midas que «convertirá a Feijóo en un mal recuerdo».

La intervención del candidato sorprendió. Por primera vez criticó al populismo y a sus fuerzas asociadas. En una interpelación dirigida a los jóvenes aseguró: «A veces lo más fácil es optar por quienes ofrecen el paraíso, eso no es rebeldía». «Es adecuarse al estado de opinión de otros», agregó. Y en su segundo momento del coloquio retomó el argumentario: «No hay que dejarse seducir por el status quo cultural de los populismos», para reivindicar al tiempo «el voto rebelde» para los socialistas gallegos capaces de canalizarlo en un «cambio sensato y tranquilo».

Leiceaga no quiso ir más allá, pero al fin siguió la estela marcada por Pedro Sánchez en sus diferentes visitas a la Comunidad. El secretario general si acentuó las diferencias con los morados y el candidato se resistía. Solo la presión de Núñez Feijóo y el guión escrito desde Ferraz alteró un discurso centrado en desgastar la marca del PP y del candidato a la Xunta.

Y con los jóvenes a cuestas se trasladó a Marín y A Estrada. El salón de actos del centro cultural presentaba huecos visibles, pero el candidato del PSdeG no se desanimó. Volvió a apelar a los indecisos, que situó entre los 300.000 y los 400.000 y denunció una intención en los titulares de prensa que «crean opinión» para desmovilizar. Detrás de todo este aparato está el PPdeG, según denunció, pero aclaró que «lo que no pueden controlar es el voto de la gente».

Para contrarrestar al oficialismo, Leiceaga pronosticó que «el domingo va a haber una mayoría diferente que va a poner un presidente de la Xunta socialista». El cambio inevitable «es consecuencia de las políticas de la derecha», prosiguió. Además, advirtió una contradicción entre las actuaciones deMariano Rajoy, que exhibe el logo del PP, y la de Feijóo, que rechaza a la gaviota «y hace todo lo posible para que no lo identifiquen con el PP, porque prefiere la bandera pirata».

Las mujeres sin Carmela

El ambiente fue caldeado por las candidatas de Pontevedra, Patricia Vilán y María Pierres. La presidenta de la Diputación, Carmela Silva, volvió a faltar. En todo caso, las teloneras trataron de animar a los presentes. Vilán y Pierres volvieron a mencionar la vida personal del presidente y su futura paternidad para buscarle una interpretación electoral, pero la mención no tuvo éxito entre los asistentes.

Entre la perlas del mitin destacaron las afirmaciones de la exportavoz parlamentaria Vilán, que se reconoció como «una cuentista», como le llama su propia hija, o la apelación a la teniente alcalde de Vigo, Carmela Silva, como adalid de la transparencia, que optó por no asistir al mitin.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios