Concesionario BMW San Pablo Motor de Catsa en Sevilla
Concesionario BMW San Pablo Motor de Catsa en Sevilla - ROCÍO RUZ

La familia Borrás refuerza Catsa con una inversión de 4 millones

Los dueños de Catunambú entran en el grupo de concesionarios con el 50% tras una ampliación de capital

SEVILLAActualizado:

El líder andaluz de los concesionarios de coches, Comercial Autotractor (Catsa), acaba de dar un salto cualitativo con miras al futuro para fortalecer su posición en el mercado. A través de una ampliación de capital, con la que ha duplicado sus fondos propios, ha dado entrada a un nuevo socio inversor que «aporta estabilidad» al grupo empresarial, según destacan fuentes conocedoras de la operación.

El nuevo accionista es la familia Borrás, una saga empresarial muy conocida en Cádiz y en toda Andalucía, así como en Ceuta, que asume la totalidad de la inversión, lo que le garantiza una participación del 50% en la compañía. En concreto, el capital social de Catsa pasa de 4.195.983 euros a 8.391.967 euros tras el desembolso realizado por Inversiones Bergantín, una sociedad de servicios financieros perteneciente de la familia Borrás, con domicilio en Jerez de la Frontera.

Grupo Borrás tiene su sede central en Ceuta y entre sus negocios más conocidos se encuentra la firma sevillana Catunambú Andaluza de Cafés, que hace dos años adquirió la fábrica de Saimaza, otra marca histórica sevillana del sector cafetero.

La entrada como accionista mayoritario en Catsa supondrá una reorganización del grupo de concesionarios presidido por Manuel Roca de Togores Pérez de Guzmán, en el que José María Borrás representa al nuevo socio y entra como consejero delegado. «Los accionistas son regionales y tienen un gran conocimiento del sector», subrayan las fuentes.

La ampliación de capital garantiza el futuro de una de las firmas clásicas del sector de distribución de automóviles en Andalucía, que cumplió los 70 años en el mercado en septiembre del año pasado. La compañía no se plantea, por el momento, ampliar su red con nuevas concesiones, sino que su estrategia se enfoca a apuntalar sus posiciones en la coyuntura nueva del sector, que ha dejado atrás una dura crisis y está en franca recuperación. No obstante, las fuentes consultadas sugieren que no hay nada descartado y que «si surgen oportunidades de inversión interesantes iremos a por ellas».

Tiene nueve concesionarios, con BMW como marca de bandera, y factura más de 200 millones de euros
Catsa facturó en 2016 más de 200 millones de euros y cuenta actualmente con nueve concesionarios repartidos entre cuatro provincias andaluzas: Sevilla, Cádiz, Córdoba y Granada. En cada una de ellas tiene un punto de venta de BMW, la marca emblema de la compañía. En Sevilla, además, tiene centros de distribución de vehículos Peugeot y Nissan; y en Cádiz, de Volkswagen y KIA.

Comercial Autotractor llegó a tener 13 concesionarios antes de la recesión, una coyuntura que obligó a todas las firmas del sector a ajustar estructuras para adaptarse al desplome de las ventas de coches. En esta fase de reagrupaciones de puntos de venta y abandonos en algunos casos, Catsa se quedó como concesionario único de BMW en Sevilla, tras el cierre de Motorluxe. Su apuesta por la casa de coches germana llevó al grupo andaluz a abrir un segundo punto de venta BMW en el Aljarafe (Tomares), que se sumó al tradicional «San Pablo Motor» de la capital. Otro movimiento más reciente fue la venta a Sevilla Wagen —a finales de 2016— de Riomóvil (el concesionario de Volkswagen de Camas).