Economía

El sector lácteo, condenado a la ruina si continúa bajando el consumo

En los últimos años se ha reducido en unos cinco litros la cantidad ingerida de leche

Una explotación ganadera en Andalucía
Una explotación ganadera en Andalucía - ABC
DANIEL CABALLERO - @abceconomia Madrid - Actualizado: Guardado en:

El sector lácteo español no atraviesa su mejor momento. Desde que en abril de 2015 se liberalizara la producción en Europa, se han dado fuertes desequilibrios en los volúmenes de producción láctea y los precios han experimentado una notable bajada no solo en España sino en todo el continente, según se desprende del informe sobre el sector presentado por la organización interprofesional láctea Inlac.

El sector contribuye al conjunto de la economía con 11.820 millones euros anualmente y da empleo a cerca de 80.000 personas. Su importancia sobre el total del sector primario resulta evidente, aunque las tendencias de consumo podrían suponer una traba a su evolución.

En 2009, el consumo de leche per cápita se situaba en más de 78 litros por persona al año, mientras que en 2015 esta cifra se ha reducido hasta poco más de 73 litros. Supone una bajada de cinco litros en el consumo, alertando desde Inlac de que esto podría «llevar a la ruina a cualquier sector en poco tiempo». Y es que los hábitos han cambiado.

En 2015, los hogares españoles consumieron 3.271 millones litros de leche líquida, lo que representó un valor económico de 2.322 millones de euros. La bajada respecto al año anterior fue del 0,5% en cuanto al consumo y del 1,9% en cuanto al valor económico. Así, el consumo de leche ha descendido un 4,3% desde el año 2011, pasando de los 3.419 millones de litros a tan solo 3.271 millones.

Por tipos de leche, el consumo se centró, como es habitual, en la leche semidesnatada, con una cuota de mercado del 45,3%; le sigue la leche desnatada, con el 28,5%; y la entera, con el 26,2%.

En cuanto a los derivados lácteos, los hogares españoles, en 2015, consumieron 1.597 millones de kilos —35,79 kilos per cápita—, los cuales representaron un aumento del 1% en términos interanuales.

Desde Inlac, consideran que la bajada del consumo de leche «es inadmisible. No lo comparten ni lo entienden los nutricionistas, ni los pediatras, ni tampoco nosotros. En siete años estamos consumiendo cinco litros per cápita menos. Nosotros vamos a centrar nuestros esfuerzos en pedir al Gobierno una postura contundente sobre los beneficios de los lácteos y su necesidad en una dieta sana y equilibrada».

A pesar de todo, la organización no desea resignarse a que el sector pueda ir a la ruina si continúa cayendo el consumo. Apuestan por que se transforme el sector y se busque internacionalizar la producción abriendo nuevos mercados en el exterior ya que no «podemos centrarnos solo en la demanda interior».

Los precios

La liberalización del sector en toda la Unión Europea y la desaparición de las cuotas lácteas ha provocado importantes desquilibrios en la producción, habiendo aumentado considerablemente en ciertos países como Irlanda (13%) y Holanda (7%).

Además, la liberalización de la producción ha traído consigo una notable bajada en los precios, provocando incluso en ocasiones su venta por debajo del precio de coste de producción.

Toda esta situación, por otro lado, se ha visto agravada por la desaceleración de la economía china. El país asiático registra a día de hoy una menor demanda con respecto a años anteriores. Mientras tanto, el veto ruso a productos de la UE también ha influido de sobremanera en la demanda, y por consiguiente en los precios.

Cierre de explotaciones

Desde Inlac alertan, a su vez, de la tendencia al cierre de explotaciones que existe en el sector lácteo. Únicamente en Asturias ya se están cerrando entre 100 y 120 explotaciones anualmente debido principalmente a dos factores: la no continuidad del negocio familiar ganadero entre padres e hijos y las dificultades crecientes para obtener rentabilidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios