Economía

Ana Botín asegura que el dividendo del Santander aumentará cada año y tenderá hacia el efectivo

La presidenta de la entidad ha reafirmado que se están cumpliendo todos los compromisos contraídos el año pasado para el periodo 2016-2018 pese al difícil entorno económico

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín - EFE
EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha reafirmado este viernes que la entidad está cumpliendo todos los compromisos contraídos el año pasado para el periodo 2016-2018 pese al difícil entorno económico, entre ellos que el beneficio por acción crecerá a doble dígito en 2018 y el dividendo aumentará cada año y tenderá hacia el pago en efectivo.

Botín ha hecho estas declaraciones en su discurso de presentación de una jornada para inversores que la entidad celebra este viernes en Londres en la que sus principales directivos actualizan las previsiones de futuro del grupo y su estrategia para los próximos años.

Entre los objetivos que Botín reafirmó este año destaca su intención de que para 2018 el porcentaje del dividendo que repartirá en efectivo estará entre el 30 y el 40%.

También se mostró convencida de que la entidad logrará tener para el final de ese año un total de 30 millones de clientes digitales, además de 17 millones de clientes vinculados, y 1,6 millones de pymes y empresas también vinculadas.

"Tenemos una estrategia clara y definida que nos está permitiendo ganar la confianza y fidelidad de los clientes en nuestros diez mercados principales", dijo.

Asimismo, aseguró que gracias a su modelo de negocio el Santander genera "rentabilidades sostenibles y predecibles", lo que le permitirá cumplir todos sus compromisos financieros y comerciales "en un entorno más complejo".

Deterioro del crecimiento en el Reino Unido

Y es que, recordó, "en el último año se han deteriorado las expectativas de crecimiento en varios países en los que opera el grupo, especialmente en el Reino Unido", lo que ha provocado "la depreciación de buena parte de las divisas frente al euro" y también que las expectativas de bajos tipos de interés se prolonguen en el tiempo.

Además, "es previsible que en los próximos años continúe la incertidumbre regulatoria y el aumento de la presión fiscal en algunos mercados", aseguró la presidenta, que a principios de este mes cumplió su segundo aniversario al frente del banco.

Además, la cuota de mercado en pymes y empresas ha mejorado en casi medio punto, explicó.

En cuanto a la rentabilidad, su ratio de capital de máxima calidad CET1 "fully loaded" es decir, incluyendo todas las exigencias contenidas en las normas de capital de Basilea II superará el 11 % a cierre de 2018, desde el 10,36 % que registró al terminar el primer semestre de 2016.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios