Marc Márquez celebra su título con los aficionados
Marc Márquez celebra su título con los aficionados - ROBER SOLSONA

MotoGPMarc Márquez: «El cuerpo me pide relax»

El tetracampeón del mundo sigue en Valencia probando la moto de 2018 y espera tenter unos días para celebrar el título con su familia

Actualizado:

Quiere descansar, celebrar el título con su gente, en su casa, sentarse con calma a echar un rápido vistazo a su temporada 2017, a degustar su cuarto título de MotoGP. Pero Marc Márquez continúa en Valencia porque el martes y el miércoles ya se sube a la moto de 2018 con la que espera defender su reinado. Es un campeón incombustible.

Advirtió que el lunes no le verían el pelo y pelo es lo que perdió durante sus peores momentos del curso. Lo confesó él y lo corroboran psicólogos deportivos como un síntoma de una situación que los grandes campeones deben asumir pero que a veces no pueden controlar. Ya se le ha pasado esa época de máxima tensión, pero quiere aprender también de esos malos momentos: «Me vienen los buenos momentos sobre todo, y los malos, los errores, son cosas que también tienes que analizar, tienes que saber aprender. También te vienen todos los momentos de sufrimiento, cuando lo hemos pasado mal, cuando parecía que era una montaña como la más alta de los Pirineos, que no la podíamos subir. Al final todo cambia, me ves aquí, pero un gran mérito lo tiene el equipo, la familia, los amigos, porque sin ellos esto no sería ni tan fácil ni tan bonito y divertido», comentó a su equipo.

[Las mejores imágenes de la celebración]

Ya el martes rueda en Cheste porque es lo que le gusta y porque, como ya dijo a ABC, quiere «construir» una moto mejor que la Ducati para el año que viene. Ha comenzado 2018 igual que terminó 2017, con una de esas salvadas increíbles que son parte de su estilo:

Ha tenido un duro rival hasta la última carrera como es Andrea Dovizioso, un tapado que se ha destapado como un grandísimo piloto: «Andrea ha sido un rival muy distinto porque, en primer lugar, no me lo esperaba, en segundo lugar por su mentalidad, he aprendido muchas cosas de él, la idea de ir a la suya y no cambiar su estilo y, sobre todo, he aprendido una lección muy importante: no tienes que menospreciar a nadie en esta vida y en este Mundial sobre todo. En MotoGP, están los mejores pilotos del mundo, donde si tienen las armas, las herramientas, se encuentran cómodos y está todo en el sitio, pueden luchar por ganar carreras y por un campeonato».

Agenda agitada

Todavía le falta mucho para que pueda irse de vacaciones, pues el jueves viajará a Madrid para visitar con Dani Pedrosa y Toni Bou un clegio de la capital. Volverá a su casa, a Cervera, el fin de semana, donde le tienen preparada una gran fiesta con su gente para el sábado.

A final de mes volverá a ser profesor de los aspirantes a campeones de mototiclismo en el Junior Camp y después cogerá un avión para celebrar el título en Japón.

Solo después tratará de encontrar unos días para él, para pasar las Navidades con su familia y quizá cogerse unas vacaciones merecidas. «El cuerpo me pide relax, un poco de descanso. Llevo dos o tres años que en invierno no he parado mucho, siempre arriba y abajo. Este año me está pidiendo relax. Escucharé mi cuerpo y veré si hago dos días o dos semanas».