Selección española

Silva, un capitán con magia

El canario del Manchester City asume protagonismo en la era Lopetegui y luce el brazalete ante las ausencias de Ramos e Iniesta

Silva, con Vitolo en un entrenamiento de la selección
Silva, con Vitolo en un entrenamiento de la selección - EFE

El próximo martes, día en el que España tiene programado un amistoso de valor ante Inglaterra en Wembley, David Silva cumplirá una década en la selección, resumido el compromiso en unas cifras importantes. El canario se estrenó en un amistoso contra Rumanía en Cádiz (0-1), con Luis Aragonés al frente, y desde entonces ha sido uno de los hombres fuertes de España, satisfecho con ese protagonismo silencioso ya que detesta los focos y ponerse delante de una cámara. Silva, al que bautizaron como «The Merlin» (el mago) nada más llegar al Manchester City, es uno de los escasos miembros del club de los cien y suma ya 107 tardes como internacional, superado únicamente por Íker Casillas (167), Sergio Ramos (140), Xavi Hernández (133), Andoni Zubizarreta (126), Xabi Alonso (113), Andrés Iniesta (115), Fernando Torres (110) y Cesc Fábregas (110).

En una lista de meritorios, con escaso kilometraje entre la mayoría de los que ha citado Julen Lopetegui para los duelos de mañana contra Macedonia (en Granada, oficial) y el del mencionado martes 15 contra Inglaterra (en Londres, amistoso), Silva será el encargado de llevar el brazalete de capitán.

En Las Rozas, implantada la norma de los quince primeros minutos de entrenamiento abiertos para los medios y nada más, se pueden extraer pocas pistas, pero se disfruta de Silva en los rondos, activo en las bromas y rara vez uno de los del centro que corren detrás de la pelota. Él es de los que la mueven, apenas sin fallo, y nadie cuestiona su titularidad en Granada, presente en las cuatro citas de la era Lopetegui. De hecho, el atacante fue quien bautizó este nuevo gobierno al marcar en Bélgica el primer gol.

El dato tiene su miga porque a Silva no se le considera un delantero como tal, pero resulta que es el quinto máximo realizador de la historia de la selección española. Con 28, superó recientemente a Fernando Morientes y ahora solo tiene por delante a Fernando Hierro (29), Fernando Torres (38), Raúl González (44) y David Villa (59). Con todo, parece real su manera de alejarse de las portadas y de las cifras. «No sigo mucho las estadísticas, intento fijarme en cómo ayudar a mi equipo y a los jugadores que me rodean, es lo que realmente me importa». Además, expone que no necesita palmaditas y piropos para sentirse halagado. «Para la gente que me importa no he pasado inadvertido». Con Casillas y Cesc fuera de la dinámica actual del equipo, el isleño es, junto a Reina, Ramos e Iniesta (lesionados esta vez) uno de los supervivientes de la Eurocopa de 2008, el primer gran éxito de la época dorada. «Supervivientes, sí, pero muy vivos», reivindicó en Francia en una entrevista con este periódico.

Costa se va, llega Aspas

Con Silva como indiscutible en el ataque, todo apunta a que Álvaro Morata será el «9» mañana y más después de que ayer se confirmara la baja de Diego Costa, que abandonó la concentración por unos problemas en la ingle de los que no se ha recuperado. El lugar del hispanobrasileño en el grupo lo ocupa Iago Aspas, delantero del Celta de Vigo. «Aún lo estoy asimilando», confesó el gallego.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios