Brian y Álvaro García en un momento de la pasada temporada.
Brian y Álvaro García en un momento de la pasada temporada.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF 0-0 Reus

Las bandas fueron el principal arma de un equipo que perdió el centro del campo y no tuvo gol
Por  20:12 h.

Mucha banda y poco gol

Por activa y por pasiva pero cuando la pelota no quiere entrar, no entra. El Cádiz CF buscó por todos los medios la victoria ante el Reus pero faltó lo fundamental, el gol. Los de Cervera fueron ciclones por la banda, sobre todo por la de un Álvaro García en un momento de forma espectacular.

El utrerano fue un quebradero de cabeza para la zaga visitante pero no terminó de encontrar al rematador y por ende el remate que terminara en gol. Los amarillos insistieron por las alas pero con poca precisión. Sin la chispa de otros días de Ortuño y Salvi, tampoco los cambios terminaron de darle un aire fresco a un equipo que en lucha y entrega no hay quien le gane.

1. Servando le gana la partida a Migue

Una sola variación planteaba Álvaro Cervera antes del partido frente al Reus. Finalmente Servando le ganaba la partida a Migue González y suplía a Sankaré en el centro de la defensa. El isleño echaba de menos ser de la partida, de hecho los últimos encuentros que había jugado fueron desde el banquillo, mientras que Migue si salió en el once del Cádiz en Mallorca.

Con menos trabajo del previsto, Servando estuvo en buena línea al igual que resto de compañeros de la zaga. Con José Mari y Abdullah más discretos que otros días, Álvaro García y Salvi se convirtieron en las referencias del equipo en ataque.

2. Reajuste en el medio tras el descanso

El propio Cervera reconoció que en el tiempo de descenso tuvo que hacer algún reajuste para evitar la superioridad del Reus en el centro del campo. “Siempre había un jugador de ellos sin oposición”, apuntaba el técnico del Cádiz. Con esa salvedad solventada en el tiempo de asueto, el Cádiz se comió al Reus sobre todo en ataque, aunque por momentos los catalanes dominaban la posesión del esférico.

Quizás se echó en falta más precisión en los pases del Cádiz y más control del partido a cargo de dos hombres, José Mari y Abdullah. Sin ellos, el equipo se descompone y se parte.

3. Los cambios cambian poco

Bien entrada la segunda mitad Cervera daba entrada a Aketxe y Aitor por Rubén Cruz y Salvi. Poco se vio de los cambios en los minutos que estuvieron en el campo. Seguramente Cervera tardó más de la cuenta en hacer las sustituciones, sabiendo que el equipo necesitaba más aire fresco que algún cambio en profundidad. El guión del partido fue prácticamente el mismo hasta el pitido del colegiado.

De hecho, con la salida de Rubén Cruz el Cádiz se vuelve a partir como sucedió en Getafe. El sevillano no aporta gol y casi tampoco ocasiones, pero si realiza un trabajo de unión de los jugadores ofensivos con los centro del campo enorme.