INDUSTRIA

El contrato de récord firmado por Airbus refuerza la posición de la planta de Puerto Real

La factoría se encarga de hacer el timón de los modelos 'single aisle', de los que se han comprometido 430 unidades

Puerto RealActualizado:

Satisfacción en la provincia de Cádiz tras la decisión de Indigo, que gestiona cuatro aerolíneas, de hacerse con 430 aviones de los modelos A320neo y A321neo a Airbus. La operación supondrá un desembolso de 49.500 millones de dólares (41.870 millones de euros), y supone el mayor pedido realizado nunca en el sector aeronáutico comercial.

La decisión, anunciada por los responsables de ambas compañías en la feria Dubai Airshow 2017, que se celebra estos días en Dubái, la capital económica de Emiratos Árabes Unidos (EAU), tendrá una incidencia directa en la planta de Puerto Real.

Y es que esta factoría es la encargada de fabricar desde hace un año los timones de los aviones de la clase 'single aisle', a la que pertenecen las aeronaves que engrosarán la flota de las aerolíneas Frontier Airlines (EE UU), JetSMART (Chile), Volaris (México) y Wizz Air (Hungría). Es más, a partir del próximo año la planta de Puerto Real será la única del mundo que suministre este componente.

Fuentes de la compañía en Cádiz mostraban la satisfacción por la noticia porque «confirma los planes sobres los que estábamos trabajando» y, sobre todo, porque pone de evidencia la apuesta por el programa en el que se opera en Puerto Real «y su buena salud».

El acuerdo hecho público en la mañana de este miércoles incluye el compromisos de compra de 273 unidades del modelo A320neo y 157 del A321neo, modelo superior, pero también de pasillo único, capaz de cubrir distancias transatlánticas, según un comunicado de Airbus.

El «exigente» programa de Cádiz

Frente a las cifras de vértigo que maneja la compañía en esta operación de compraventa, desde la factoría de Puerto Real se recuerda que los tiempos en la industria aeronáutica «no son inmediatos». En este sentido, inciden en que Airbus trabaja con una cartera de pedidos a medio plazo y estos los 430 aviones de esta operación se entregarán «entre 2021 y 2026».

En este sentido, a la hora de hablar de cómo podrían afectar estos pedidos a la planta de la Bahía, se pide prudencia y se subraya que las instalaciones de Puerto Real «están dimensionadas para asumir los contratos que tiene comprometidos la compañía».

En este mismo sentido, recuerdan que «cuando la factoría asumió los timones de los aviones de pasillo único ya era consciente de que se hacía cargo de un programa muy exigente, con un reto de entregas muy elevado». Eso sí, en Airbus no vacilan al afirmar que la factoría «está preparada para ello».

Es más, este gran contrato podrá ser afrontado de manera satisfactoria por la empresa en Puerto Real porque, inciden desde Airbus, «cuenta con una cartera de productos diversificada, lo que permite una mayor flexibilidad a la hora de adaptarse a las fluctuaciones del mercado de los diferentes modelos». En ese sentido, destacan que la factoría puede dedicar más recursos a aquellos encargos que puntualmente requieran un extra de esfuerzo.

Una de las razones por las que estos aviones han sido tan demandados es por el hecho de que, gracias a su tecnología, ahorran en torno a un 20% de combustible respecto a modelos similares. Es por esto que son apreciados, especialmente, para largos desplazamientos.

Por su parte, el socio director de Indigo, Bill Franke, afirmó que la compra «subraya» la visión «optimista» de la empresa del potencial de crecimiento de su familia de aerolíneas de bajo coste, según un comunicado.