Protección de animales

Los ecologistas, en pie de guerra por la nueva Ordenanza de animales de Cádiz

El colectivo ecologista Agaden denuncia que la nueva normativa municipal dejará a Cádiz a la cola en materia de protección de animales en España

Los animales podrán seguir usándose en circos y espectáculos.
Los animales podrán seguir usándose en circos y espectáculos. - A. V.

La presentación de la nueva Ordenanza municipal de protección, tenencia y defensa de los animales domésticos y de compañía ha ocasionado un gran malestar entre los colectivos ecologistas. Uno de los más activos, Agaden, ya ha manifestado su decepción con respecto a un texto que, según sus responsables, «no innova del anterior en prácticamente nada, dejando de nuevo a la ciudad a la cola en materia de protección animal en España».

El grupo ecologista AGADEN y la S.P.A.P. de Cádiz (Refugio Kimba) se mostraron ayer sorprendidos ante la nula modificación de esta nueva ordenanza con respecto a la anterior, que no recoge apenas las aportaciones que desde ambos colectivos y junto con EQUO, presentaron el pasado mes de febrero.

«Si ciudades como Villena (Alicante), Barcelona y muchos otros municipios españoles están dando pasos agigantados en dirección a la educación, el respeto y la protección de los animales en todos sus ámbitos, en la ciudad de Cádiz, se pierde una oportunidad única de ser pioneros en este campo», afirmaron.

La nula regulación de las especies exóticas, la no prohibición de los circos con animales u otros festejos donde implique el uso de los mismos; o lo más básico como es recoger en el objeto de dicha ordenanza, el regular la protección, tenencia, defensa y venta de animales domésticos, de compañía y los considerados potencialmente peligrosos, han ocasionado un enorme enfado entre algunos sectores, que apuntaron que esta Ordenanza «es más propia de los años cuarenta, donde ni si quiera se tenía consideración de animal de compañía».

Lo que para ambos colectivos es más soprendente aún, es la continuidad de la prohibición de la alimentación a los animales en la calle, o el no reconocimiento de la figura de colonia de gato o el de cuidador. «Lo que parecía ser una apuesta de futuro en materia de protección, ha quedado en una mera ilusión o en un intento; la sociedad avanza y con ella la consciencia de la necesidad de proteger y defender a los animales en todos sus ámbitos. Si Cádiz se declaró en el 2015, ciudad amiga de los animales, con estas ordenanzas ha dejado de serlo», señalaron.

Toda la actualidad en portada

comentarios