La presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto a la hija de Blas Infante, este miércoles en el Parlamento
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto a la hija de Blas Infante, este miércoles en el Parlamento - EFE
EDUCACIÓN

Todos los colegios públicos andaluces impartirán clases de Memoria Democrática

Susana Díaz ha anunciado que Andalucía «va a dar un paso al frente para fortalecer los valores democráticos»

SEVILLAActualizado:

La Memoria Democrática se estudiará en todos los colegios públicos andaluces, tanto en Primaria como en Secundaria, Bachillerato y la Educación de adultos. Así lo ha anunciado este miércoles la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante el acto de reconocimiento a la figura de Blas Infante que cada año se realiza con motivo de su nacimiento en el Parlamento de Andalucía.

«No olvidemos que él (Blas Infante) fue una víctima de aquella barbarie y ninguna generación de andaluces debe olvidarlo, ni mucho menos desconocoerlo, por ello, porque es nuestra historia. Al calor de nuestra Ley de Memoria Histórica y Democrática vamos a dar un paso al frente para fortalecer nuestros valores democráticos», ha dicho Susana Díaz quien ha explicado que estos estudios abarcarán a todas las etapas de la educación, si bien no ha avanzado más detalles.

«Quien quiera advertir en esto un intento de adoctrinamiento o de reabrir heridas del pasado, se equivocará», afirma Díaz

Ha prevenido, eso sí, las críticas que pudieran surgir. «Quien quiera advertir en esto un intento de adoctrinamiento o de reabrir heridas del pasado, se equivocará. Nada más lejos de la intención del Gobierno andaluz», ha dicho explicando que su intención es que se conozca la Historia para evitar «tropezar dos veces con la misma piedra».

En el mismo sentido, la presidenta andaluza ha afirmado que está dispuesta a avanzar en este mismo sentido. «Andalucía va a dar ejemplo en esa reparación pendiente a las víctimas del franquismo. Avanzaremos en la paz y el honor que les negaron. Ya es hora».

A su juicio, esa iniciativa «no solo es necesaria sino un buen ejercicio para evitar esa tentación tan propia de la condición humana de tropezar dos veces en la misma piedra».