Imagen de un tejo en un bosque de Cantábria
Imagen de un tejo en un bosque de Cantábria - Efe

El Tejo: un árbol milenario que se adapta al cambio climático cambiando de sexo

En España se encuentra principalmente por las zonas montañosas del Sistema Central, la cordillera cantábrica y algunas zonas del Sistema Ibérico y Pirineos

MadridActualizado:

El tejo es un referente de la inteligencia de la naturaleza, que con sus siglos de existencia se adapta a los cambios climáticos y cambia de sexo cuando las condiciones de la tierra o de la atmósfera hacen que peligre la supervivencia de sus poblaciones.

El biólogo Prudencio Fernández González, que vive desde hace cuatro años en Selaya, aunque lleva muchos años estudiando al tejo y sus comportamientos con respecto a los cambios climáticos y su propia idiosincrasia, se ha hecho amante y profundo conocedor de estos árboles, y además es miembro de la Asociación «Amigos del tejo y las tejedas».

Fernández ha explicado que «el tejo es un árbol que tiene una gran personalidad por su longevidad, ya que puede llegar a vivir miles de años, además de por su adaptación a los cambios climáticos mediante la transformación de su sexo», aunque subraya que estas conclusiones, hoy por hoy son hipótesis, de las que se comienzan a tener certezas recoge Efe.

«Aquí en España se encuentra principalmente por las zonas montañosas del Sistema Central, la cordillera cantábrica y algunas zonas del Sistema Ibérico y Pirineos», indica el biólogo.

De antes de la Era Terciaria

El origen del tejo procede de antes de la Era Terciaria. «Al ser árboles tan longevos, las condiciones ambientales en las que viven a lo largo de su existencia han ido cambiando en los últimos siglos, algunas veces, el clima ha sido más caliente, otras más frío, y hay árboles que han sobrevivido a todos esos siglos y cambios», señala Fernández.

Los árboles masculinos son capaces de vivir en condiciones climáticas más duras, con más frío y menos agua y, sin embargo, las hembras necesitan un clima más templado y suelos más ricos.

Estas condiciones se están dando en la actualidad porque la cubierta arbolada en general está aumentando, debido a que la madera ha dejado de ser el combustible principal.

Al recuperar la cubierta forestal, las condiciones locales varían porque aumenta la sombra, aumenta la humedad con el aporte de la hojarasca de todo el arbolado y el suelo mejora de calidad en cuanto a materia orgánica.

Transformaciones en función del clima

Tejos que han estado aislados en sitios muy aptos durante muchos años y que eran machos, al cambiar las condiciones del clima, que con los años se han hecho mucho más suaves y propicios, pueden transformarse en hembras y reproducirse, dar semillas y aumentar las poblaciones del tejo.

También podría pasar que, con el cambio climático y la previsión del aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones, que es uno de los escenarios que se dibujan para todo el mundo, los tejos cambien de nuevo de sexo.

«Concretamente para la península ibérica se calcula que para el ultimo cuarto de siglo, las precipitaciones se hayan reducido prácticamente en un 30 por ciento, las temperaturas hayan aumentado 2 o 3 grados y veremos que las condiciones van a ser mucho más duras para la teja hembra, que antes que morir va a reducir de alguna manera sus requerimientos de nutrientes».

Entonces dejará de producir semillas o producirá muchas menos y «puede acabar transformándose en tejo macho para aguantar estoicamente esas malas condiciones esperando que mejore el clima y poder volver a ser una hembra».

«Estás teorías acerca del cambio del sexo, en el caso de ser ciertas, podrían servirnos en la investigación y control sobre los efectos del cambio climático», concluye el biólogo.