Anna Gasch con dos de sus hijas en su casa de Barcelona
Anna Gasch con dos de sus hijas en su casa de Barcelona - Oriol Campuzano Manobens

«Yo llevo a mis hijos a la escuela concertada»

Los padres reivindican su derecho a elegir la educación que quieren para sus hijos frente a la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de limitar la educación concertada

Madrid/BarcelonaActualizado:

Ocho padres y madres de alumnos defienden su derecho a poder elegir que sus hijos estudien en la escuela concertada ante el ataque del nuevo Gobierno a este tipo de enseñanza.

12345678
  1. Anna Gasch: «Quiero que en las aulas reciban los mismos valores que mi marido y yo les transmitirmos en casa»

    Anna Gasch con sus dos hijas en Barcelona
    Anna Gasch con sus dos hijas en Barcelona - Oriol Campuzano Manobens

    «Creer que lo importante es el conocimiento en sí mismo, es dejar de lado lo más importante en la vida que son los valores». Anna Guash, madre de cinco hijos de edades comprendidas entre los 21 y 11 años tiene claro que el concepto de educación trasciende lo académico. Por esa razón, ha escolarizado a todos sus hijos en una escuela concertada religiosa, el Colegio Jesuitas de Sarrià-Sant Ignacio, en Barcelona. «No lo he hecho para que vayan a misa, que es totalmente voluntario, sino para que en las aulas reciban los mismos valores que mi marido y yo les transmitimos en casa. Transferir conocimiento no es lo más difícil, lo complicado es inculcar determinados valores», señala esta madre barcelonesa de 46 años. Anna y su marido Pablo han criado a sus hijos en el camino de la fe. Por eso, recuerdan con especial alegría como fueron la familia elegida, en 2010, para realizar una ofrenda al Papa Benedicto XVI en su visita a la Sagrada Familia. «Fue realmente emocionante», dice la madre mientras observa el momento, inmortalizado en una foto, junto a sus hijas Marta y Cristina. Anna está satisfecha con su opción y celebra haber podido elegir. Por este motivo, no entiende los ataques políticos a la escuela concertada. «El derecho de las familias a escoger una determinada educación debe respetarse. La escuela concertada le resulta muy rentable al gobierno», afirma. Ella y su esposo optaron por la concertada porque la escuela pública de Cataluña no le garantizaba el tipo de educación que quería para sus hijos. «Lo que yo busco no es solo que reciban la asignatura de Religión, que en muchas escuelas públicas ni siquiera se oferta, sino que sean educados en la fe y que, a través de actividades como el trabajo colaborativo, campañas de recogida de ropa y alimentos para familias desfavorecidas, etc...les enseñen a ser generosos y a ser buenas personas. Eso los libros no lo enseñan», concluye.

  2. Pilar Olmedo Part: «Restringir este tipo de enseñanza supone cercenar un derecho de los padres»

    Pilar Olmedo Part
    Pilar Olmedo Part - ABC

    Pilar tiene seis hijos. El mayor tiene 19 años y el más pequeño 5. Todos han estudiado en un colegio concertado católico. Esta abogada asegura que la elección de colegio fue una decisión «muy meditada». «Queríamos un centro que continuara con esa educación católica que reciben en casa», afirma Pilar. Para esta madre de familia numerosa la educación no solo debe fomentar los talentos sino también debe a ayudar a los niños a crecer como personas. «En el colegio rezan y se integran a las personas con discapacidad», señala. Pilar asegura que no habría podido optar por este tipo de enseñanza si no fuera concertada. «Con seis hijos hubiera sido imposible», afirma la mujer, quien recuerda que «si se restringe la concertada se cercenaría el derecho de los padres a elegir la eduación que quieren para sus hijos. «Sería una discriminación y no habría libertad», asegura.

  3. Jesús Barreiro: «Sin un centro concertado habría estado fuera de nuestras posibilidades educar a nuestros hijos según nuestro pensamiento»

    Jesús Barreiro
    Jesús Barreiro - ABC

    Cuando llegó la hora de elegir un colegio, Jesús Barreiro no lo dudó. Eligió un centro concertado católico: el Colegio Santa Joaquina de Vedruna en Madrid. «Sentimos la obligación de ejercer nuestra libertad de elección de un centro donde, además de que recibieran una enseñanza de calidad nos viéramos apoyados en nuestra responsabilidad de padres de educar a nuestra familia en consonancia y consecuentemente con nuestros principios religiosos».

    «En el Colegio Santa Joaquina de Vedruna se han educado nuestros tres hijos, en libertad, aprendiendo a tomar sus propias decisiones con sus consecuencias pero consiguiendo ser personas independientes en la sociedad cambiante en la que viven pero con unos principios propios que les orientan. Si el centro no hubiera estado concertado habría estado totalmente fuera de nuestras posibilidades ejercer el derecho y la obligación de educar a nuestros tres maravillosos hijos según nuestra elección de pensamiento», asegura.

  4. Carmen Sánchez: «Queríamos un colegio que estuviera en sintonía con nuestros valores»

    Carmen Sánchez
    Carmen Sánchez - ABC

    «Una de las decisiones que todos los padres tenemos que tomar es a qué colegio enviar a nuestros hijos. Nosotros queríamos que el colegio estuviera en sintonía con los valores que queremos vivir en casa como familia. Yo soy antigua alumna, y quería que mis hijos vivieran la educación basada en un proyecto e ideario con el que me identifico. El concierto educativo para mi es la posibilidad de hacer efectiva esta libertad de elección», asegura Carmen Sánchez, que ha optado por el Colegio Hermanos Amorós (Madrid) para enviar a sus hijos.

  5. David Pavón: «Recibir una educación integral en lo humano y en lo espiritual solo es factible si se opta por un centro concertado católico»

    David Pavón
    David Pavón - ABC

    «El motivo de que mi mujer y yo eligiéramos un colegio concertado católico para nuestros tres hijos, no reside en su carácter concertado, sino exclusivamente en el hecho de que preferíamos que fueran educados en la fe católica, opción que no es posible en el contexto de la educación pública. En este sentido, una cosa es cursar la asignatura de religión católica, al margen del debate sobre si la misma debe o no ser tenida en cuenta a efectos del expediente académico del alumno, y otra cosa bien diferente es recibir una educación basada en los postulados y valores de la religión católica, lo cual únicamente, como digo, sólo es factible si se opta por un centro concertado católico.

    En nuestro caso concreto elegimos el colegio La Inmaculada-Marillac de Madrid, un centro perteneciente a las Hijas de la Caridad, que precisamente destaca por su inexistente carácter elitista, puesto que entre sus principios rectores se encuentra el dar oportunidad educativa a alumnos de familias menos favorecidas, poniendo al alcance de todos ellos una educación de calidad en lo académico y una formación integral en lo humano y espiritual».

  6. Beatriz Fernández: «Les forman en valores que les harán convertirse en las personas que serán mañana»

    Beatriz Barreiro
    Beatriz Barreiro - ABC

    «En nuestro caso, la elección ha sido un colegio concertado católico. Además de cubrir nuestras expectativas a nivel académico de formación, de cubrir nuestras necesidades en cuanto horarios y cercanía para conciliar la familia y trabajo, coincide también que el ideario del colegio fomenta y refuerza los valores con los que les educamos en casa y que ambos, familia y colegio, debemos ir de la mano.

    Para nosotros es importante que nuestros hijos reciban una enseñanza que abarque la fe, la cultura y la propia vida, asegurando la adquisición de los conocimientos y habilidades básicas que les permitan ir progresando según sus capacidades para formarles para el futuro. Queremos que se formen como personas que destaquen por su integridad moral, su solidaridad, por el respeto a los demás, con un sentido comunitario y cívico, que den testimonio de su fe, que participación en el bien común, que contribuyan a hacer algo de valor hacia los demás… Es una inversión de futuro para que, además de una formación intelectual que les sirva para situarse en la sociedad actual, también les sirva para conocerse y progresar como personas  ayudar a construir una sociedad más justa, más respetuosa, más solidaria y más libre aportando su granito de arena».

     

     

  7. María Barroso: «En estos colegios se permite a los padres colaborar conjuntamente en la educación»

    María Barroso
    María Barroso - ABC

    «La razón fundamental que nos llevó a elegir un colegio concertado para nuestros hijos es la importancia de la enseñanza en valores otorgada por ellos, donde la persona es el referente y donde se nos permite colaborar conjuntamente en su educación»

  8. Carlos Ucelay: «Desconfiamos de la creciente tendencia del Estado a implantar ideas inadecuadas y falsas en nuestros hijos»

    «Elegimos el centro concertado Colegio de Jesús, en Barajas, principalmente porque su proyecto sintonizaba con los valores y objetivos de nuestra familia en múltiples detalles como la austeridad, la caridad con el prójimo; las inteligencias múltiples; la fe católica y porque comprobamos previamente que se comportaba como una gran familia. Vimos que este colegio podía ser extensión de lo que cultivamos en la nuestra. Descartamos la educación privada porque a menudo tiene una idea de la competitividad exagerada y porque académicamente no es mejor que la pública o concertada como demuestran las pruebas anuales en Madrid. La Pública ni nos la planteamos porque desconfiamos de la creciente tendencia del Estado a implantar ideas inadecuadas y falsas en nuestros hijos y a sustituirnos como padres con normativas intervencionistas. Como estudiante ya había tenido esa experiencia en el Instituto más de veinte años donde ya sufrí profesores que dedicaban muchísimo tiempo a la ideología en lugar de educar. Además en la Educación Pública los profesores suelen ser casi todos funcionarios y preferimos la implicación que suelen aportar los profesores que no son empleados públicos».