El CowToilet
El CowToilet

Un hombre en Holanda «enseña» a las vacas usar orinales para luchar contra los gases contaminantes

Hanskamp ha creado un aparato que funciona con la estimulación de un nervio, aunque ahora algunos de los animales reconocen la caja, levantan la cola y miccionan

MadridActualizado:

Primero se puso el foco en las flatulencias de las vacas y ahora le toca el turno a sus purines. En Holanda hay un hombre que está «enseñando» a las vacas a usar un orinal. No tanto por capricho, sino para intentar reducir las emisiones de amoniaco. Y según dice Henk Hanskamp, su invento para lograrlo, el CowToilet o «baño de vacas», «resolverá el problema» en la industria láctea.

Una vaca produce entre 15 y 20 litros de orina todos los días que, al entrar en contacto con el estiércol, libera a la atmósfera el compuesto, que tiene un papel importante en la formación de la lluvia ácida. Así que Hanskamp inició su proyecto en 2016, en la empresa que lleva su apellido, después de que Holanda impusiera un límite de estas emisiones a la industria láctea.

Pero no fue fácil. Aunque Hanskamp diseñó un «baño» piloto, no acababa de funcionar. «No se puede adiestrar a una vaca», resume. Así que modificó el modelo e incluyó la estimulación de un nervio que provoca como reflejo la micción. Y, según dice, funcionó.

El mecanismo es sencillo. Se trata de una «caja» en la que entra la vaca a comer de forma individual. Cuando termina, el CowToilet se voltea detrás de ella y toca el reflejo nervioso. Tan pronto como la vaca comienza a orinar, el líquido pasa a través de un tamiz al recipiente donde se extrae de inmediato a través de una línea de succión, evitando que toque el suelo.

De forma espontánea

Pero tras varios meses utilizándolo en una granja, algunas vacas están orinando sin estimulación, de forma espontánea, en el orinal. En concreto, 7 de las 58 vacas en las que se estaba probando el invento.

«Esas vacas primero comen y, cuando escuchan que el CowToilet se voltea detrás de ellas, ya empiezan a orinar. Así que están condicionados por el sonido del WC», explica Hanskamp por email a ABC. No obstante, también puntualiza: «Necesitamos hacer más investigación para conocer los hechos exactos».

Hanskamp es consciente de la primera reacción que genera en la gente oír hablar de su invento. «En las redes sociales la gente pensaba que era una broma. ¡Pero no lo es!», afirma. Tan en serio lo dice que su idea es poder comercializar el CowToilet a partir de 2020.