Imagen de archivo
Imagen de archivo - REUTERS

Boicot a la campaña LGTBI de Coca-Cola en Hungría

El gobierno conservador de Viktor Orban ha mostrado su rechazo a una campaña que considera «provocativa»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La campaña publicitaria de Coca-Cola en Hungría, que coincide con un famoso festival de música en Budapest que promueve la aceptación del colectivo LGTBI, no ha sido bien acogida por las grandes esferas húngaras ni por la sociedad en general, segñun informa The Guardian.

Los mensajes publicitarios muestran a parejas del mismo sexo sonriendo bajo lemas como «Love Revolution» o «Zero azúcar, Zero prejuicios». Mensajes que parecen haber molestado al partido conservador de Viktor Orban. El legislador de Fidesz (Unión Cívica Húngara), Istvan Boldogque, ha pedido un boicot general a los productos de Coca-Cola por considerar su campaña publicitaria «provocativa». Un gobierno homofóbico preocupado y cada vez más consciente de la creciente aceptación de la sociedad de los estilos de vida homsoexuales. En 2018 dos tercios de la población húngara pensaba que los homosexuales podían vivir libres, datos aún preocupantes, pero esperanzadores comparados con los de 2002 donde menos de la mitad de las personas pensaban esto, según un estudio del grupo de derechos homosexuales Háttér Budapest. «La propaganda del gobierno se basa en el conflicto, necesitan enemigos. La UE, los inmigrantes, las personas sin hogas y ahora las persioas del colectivo LGTBI», cuenta Tamás Dombos, miembro del grupo.

Orban, que critica a los inmigrantes, promueve la homogeneidad étnica y afirma que busca proteger las tradiciones cristianas de Europa, se opone a la igualdad de derechos para las parejas del mismo sexo al tiempo que aboga por una tranquila coexistencia homosexual y heterosexual. « La persuasión homosexual está invadiendo Budapest», afirma un portal de noticias simpatizante del partido conservador.

El lunes, Coca-Cola dijo que el festival Sziget, que se espera atraiga a más de medio millón de personas, se hace eco de los principios centrales de la multinacional estadounidense. «Creemos que tanto los heterosexuales como los homosexuales tienen derecho a amar a la persona que desean, de la manera que desean», afirma la compañía

Orbán rara vez ha abordado el tema de frente, aunque en una entrevista de 2016 dijo que las personas homosexuales «pueden hacer lo que quieran pero no pueden hacer que sus matrimonios sean reconocidos por el estado ... Una manzana no puede pedir que la llamen pera». Además, el presidente del parlamento equiparaba la adopción homosexual con la «pedofilia en un sentido moral».