Vivir con 192 kilos

Rafael llegó a pesar 192 kilos, por lo que “no podía ni subir las escaleras porque me dolían las rodillas”, cuenta.

Actualizado: