OPINIÓN

Otro paso adelante

El nuevo contrato de Navantia confirma la diversificación de encargos de sus plantas

Actualizado:

Navantia hizo ayer oficial un anuncio esperado y conocido: la construcción para la firma noruega Aibel de una subestación de alta tensión que alimentará el campo petrolífero Johan Sverdrup, propiedad de Equinor, conocida hasta hace unos años como Statoil. Los trabajos comenzarán en Puerto Real en las últimas semanas del próximo verano. Aunque supone medio millón de horas de trabajo, no es uno de los más espectaculares encargos que ha recibido la industria naval de la comarca. Lo que sí resulta trascendente es que la ingeniería con sede en la Bahía de Cádiz sea capaz de producir y enviar este tipo de grandes plataformas, tanto eléctricas en este caso como antes las de energía eólica que ya funcionan en aguas