OPINIÓN

Yo soy ‘jauría’

Soy de esa ‘jauría’ con la que intentó descalificar a todos los que pedíamos el cese inmediato a un Pedro Sánchez que se encontraba escondido

Actualizado:

Sí, soy ‘jauría’. Qué quieren que les diga, no me siento insultado por ese efímero ministro que duro seis días y al séptimo descansó, o mejor dicho, se vio obligado a pedir el descanso antes de que el clamor de la ciudadanía se hiciera ensordecedor.

Soy de esa ‘jauría’ con la que intentó descalificar a todos los que, de una forma u otra, pedíamos el cese inmediato a un Pedro Sánchez que se encontraba escondido en su cueva sin mover un dedo y esperando que se aplacase los ánimos de los españoles. Soy de esos al que le indigno la desfachatez de un ministro condenado por la Justicia a pagar a Hacienda por haber querido defraudar en sus declaraciones. De esos que pedían la dimisión de un político que no debería de haber recibido la cartera de un Ministerio al estar manchado por su intento de engañar al fisco y no cumplir con sus obligaciones como todo hijo de vecino. De esos que por el simple hecho de tener una opción política que no es coincidente con la del ministro, según él, solo somos una jauría en busca de una víctima, ya que si fuéramos de izquierda pidiendo la cabeza de una delegada de Gobierno o de un vicesecretario del Partido Popular seríamos la voz del pueblo oprimido.

Es curioso que a la izquierda nunca le guste que le apliquen los medios que ellos aplican al resto de políticos.

No les gustan los escarches, no les gusta la libertad de expresión (y si no lean la ultima petición de la ‘galapagueña’ Irene Montero solicitando que se amordace a los periodistas del ABC), no les gustan las investigaciones sobre estudios, etc…, salvo que los que lo pongan en marcha sean ellos o sus ‘compis’ de pensamiento ideológico. En ese caso, serán los gritos de una sociedad cansada de corruptos, la libertad de expresión o la necesidad de conocer la verdad.

Pues en este caso, lo siento pero seguiré formando parte de esa jauría. De ese grupo de españoles que protestaran y preguntarán a Pedro Sánchez de por qué tiene a un ministro imputado en el Consejo de Ministros sin haberlo cesado ya y no es fiel a su declaración de no abrir un ministerio a personas imputadas.

Le seguiré cuestionando por qué mantiene en su Gobierno a una ministra que, durante cinco años en la Junta de Andalucía, ha mentido sobre un master que no posee. Soy de esos que le seguirán pidiendo explicaciones de por qué tratan a los migrantes de primera si vienen en un barco francés y de segunda si lo hacen en patera por el Estrecho, aunque me da que la respuesta es que con unos hay fotos y con los otros no la hay. Le seguiré recriminado que también haya mentido en su curriculum y no posea la formación que nos dijo y que tampoco haya sido jefe de gabinete en la ONU como nos ha hecho creer.

¿Y saben por qué no me arrepiento de ser ‘jauría’? Porque esa mal llamada ‘jauría’ por Màxim Huerta ‘el breve’, la han despertado ellos mismo, esos de la izquierda vociferante y que no pretenden explicaciones, sino solamente derribar al contrario. En eso nos han dado clases maestras al resto de los ciudadanos, por lo que no sé por qué se rasgan ahora las vestiduras.

Esa ‘jauría’ la inventaron ellos, hoy nos toca serla nosotros y, en un tiempo cercano, volverán a ocupar ellos ese puesto.

ADOLFO VIGOADOLFO VIGO