EL APUNTE

Un ejemplo de industria

Torrot no creará miles de empleos pero abre una puerta para la recuperación del sector

La Voz de Cádiz
Actualizado:

La economía provincial se ha acostumbrado a mirar el calendario para valorar si los meses que vienen son los de temporada alta, comercial o turística, o los de valle. De esa circunstancia depende un sector servicios que ha ganado un peso, quizás excesivo, en el mercado laboral provincial por la ausencia de otros.

El contrapeso industrial es esencial y consagrarlo de forma exclusiva al sector naval es muy arriesgado. El aeronáutico, progresivamente, se ha convertido en la esperanza durante la presente década pero ese tejido necesita de más hilos, de empresas de distinto tamaño y distinta especialización.

La irrupción de Torrot, protagonista ayer en Sevilla por el respaldo del Rey Felipe VI durante el encuentro ‘Andalucía Digital Week’, vuelve a recordar la buena noticia, el buen síntoma, el soplo de aire fresco que supone para la Bahía de Cádiz. La implantación en la Zona Franca, en los antiguos terrenos de Altadis, para fabricar un nuevo modelo de motocicleta eléctrica supone mucho más en lo cualitativo que en lo cuantitativo.

Quizás no suponga miles de empleos pero es un ejemplo y un aliciente. De este inmueble saldrá el Velocípedo, una moto de 125 centímetros cúbicos que funciona con baterías eléctricas. Durante los últimos meses, las noticias sobre la inversión gaditana de Torrot se han sucedido de manera permanente, pero ahora cristalizan en una iniciativa seria, que suena de forma muy diferente a los anteriores cantos de sirenas que acabaron siendo milongas de ‘cazasubvenciones’.

La Mesa de Contratación de la Zona Franca ya cerró un acuerdo que ayer volvía al escaparate por el respaldo real pero que puede suponer el reencuentro de la Bahía de Cádiz con el sector de la automoción, que tuvo momentos de gran esplendor en distintos momentos del siglo XX pero que desapareció con la marcha de Delphi.

La iniciativa de Torrot ya está encarrilada, es una realidad y dará sus primeros frutos con el final del próximo verano. Es decir, en cuestión de unas semanas. La inversión en Cádiz asciende a 16 millones de euros y la previsión es generar unos 200 puestos de trabajo en el plazo de tres años. Ojalá sean los primeros de muchos para confirmar que la iniciativa de esta empresa abre camino a otros proyectos de tamaño medio que, juntos, recuperen la grandeza de la industria gaditana.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz