Una secta espiritista en Cádiz, en 'Cuarto Milenio'.
Una secta espiritista en Cádiz, en 'Cuarto Milenio'. - MEDIASET
TELEVISIÓN

Una secta espiritista de Cádiz, protagonista de Cuarto Milenio

A mediados del siglo XIX usaban un antepasado de la actual ouija para establecer conctacto con el más allá

Actualizado:

Antes de que comenzase el espiritismo que conocemos hoy día existía un método diferente para contactar con el más allá. O, al menos, intentarlo.

Ese método, según explicaron ayer los compañeros de 'Cuarto Milenio' en un más que interesante reportaje, consistía en una tabla de información que permitía comunicarse con los muertos. Se trataba de un afabeto secreto y enumerado que le daba al que lo leía una serie de información según los golpes que escuchaba.

Para conocer a las personas que usaban esta forma de ponerse en contacto con el más allá hay que retroceder al Cádiz de 1857, donde una secta espiritista se reunía para intentar la comunicación entre los dos mundos. Fueron los pioneros en España.

«Los acólitos utilizaban un artefacto con tres patas de forja y un código preestablecido de golpes, un antepasado lejano de lo que hoy sería la ouija. Antes de la ouija, de las mesas parlantes... una especie de tabla de información para entablar llamada con el más allá, en 1857», comentaban en el programa de Iker Jiménez.

El historiador Salvador Santos comenta que hasta cien personas que formaban parte de la burguesía gaditana se escondían de la Iglesia en salones para poder realizar sus reuniones: «Editaron un manual que explicaba cómo lograr contactar con el otro mundo».

Los libros que usaban para contactar con el más allá fueron quemados por la Iglesia tras su prohibición. Todos, menos un ejemplar que se conserva hoy día en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz.

Podéis ver el documental de la secta gaditana que contactaba con el más allá a través del siguiente enlace: https://www.cuatro.com/cuarto-milenio/secta-espiritista-cadiz_18_2830545034.html