Qué cobertura te da el seguro si tienes un accidente por culpa de la lluvia

Circular de forma negligente o temeraria, a gran velocidad y frenar repentinamente son causas frecuentes de accidentes

MADRIDActualizado:

Aunque el tiempo en los últimos meses no se ha correspondido con la estación del año, con sol y altas temperaturas, finalmente las lluvias han llegado a gran parte de España. Aparte de ser necesarias, estas precipitaciones taren aparejados ciertos riesgos para los conductores, especialmente para aquellos que circulan sobre dos ruedas.

Según los datos que maneja el comparador de seguros de moto Acierto.com, conducir con lluvia reduce la visibilidad e incrementa las posibilidades de sufrir aquaplanning y otros incidentes que pueden acabar terminando en un siniestro. Tal es así, que la lluvia hace que se disparen los accidentes de tráfico casi un 8%, tanto en motocicletas como en coches. De hecho esta es una de las razones por las que aquellas provincias más lluviosas registran un mayor número de partes de este tipo.

En caso de caida o resbalón tendrás cobertura por parte del seguro en función de la póliza que tengas contratada. Por regla general los seguros de moto básicos únicamente cubren la responsabilidad civil. Por ejemplo, los daños que causes a otro conductor si sales disparado de la moto contra un coche. En estos casos, si la moto sufre daños o te lesionas, lo habitual es que no recibas ninguna indemnización.

Para eso será necesario que tu seguro incluya los Accidentes del Conductor. Este suele incluir los gastos sanitarios y posterior rehabilitación. Para que la moto esté cubierta tendrías que contratar un todo riesgo, con cobertura de daños propios. No obstante, podrías acabar recibiendo alguna compensación económica si se demuestra que la vía estaba en mal estado. En este caso la reclamación sería al Ayuntamiento de la localidad y a su seguro de Responsabilidad Patrimonial.

Conocer cuáles son los accidentes más habituales en moto también será de ayuda, pues nos hará prestar más atención en determinadas maniobras. Por ejemplo, uno de los más habituales se produce cuando otro vehículo gira hacia la izquierda mientras la moto circula de frente, “llevándosela por delante” en un, por desgracia ya típico “no te he visto”. No nos extraña si tenemos en cuenta que en casi 4 de cada 10 accidentes la culpa sea de un coche.

La falta de experiencia, una mala maniobra, un error al calcular la velocidad o intencionalidad de otro vehículo y la pérdida de control de la moto se suman a la lista. Circular de forma negligente o temeraria, a gran velocidad y frenar repentinamente son otras causas de accidente frecuentes.