El secretario general de Cepesca y copresidente de la Comisión mixta hispano-marroquí de pesca, Javier Garat, durante su intervención hoy en la reunión celebrada en Dakhla
El secretario general de Cepesca y copresidente de la Comisión mixta hispano-marroquí de pesca, Javier Garat, durante su intervención hoy en la reunión celebrada en Dakhla - ABC

La suspensión del acuerdo pesquero UE-Marruecos, pone en riesgo la seguridad de Europa

El sector pesquero marroquí y español alertan sobre los «riesgos y temores» de esta cancelación, en la cumbre que se celebra ha tenido len Dakhla

Enviada especoal a Dakhla (Marruecos)Actualizado:

La cancelación, por parte del Tribunal de Justicia de Luxemburgo, del acuerdo pesquero entre la Unión Europea y Marruecos tendrá consecuencias políticas para la seguridad de Europa, en aspectos como la lucha contra el terrorismo, la inmigración o el tráfico de drogas.

A esta conclusión llegaron ayer representantes del sector pesquero español y marroquí que celebraron una reunión de la comisión mixta de pesca, en la ciudad de Dakhla en el Sáhara Occidental. La mayoría de las intervenciones incidieron ayer en los graves perjuicios que puede tener no solo para la economía de la zona, sino también para las relaciones diplomáticas entre el Reino alauí y la Unión Europea.

A la espera de que el próximo día 27 de diciembre se pronuncie este tribunal europea, tras la querella interpuesta por la organización británica Westerns Sahara Compaign, Marruecos está elevando la presión y la tensión para que se favorable a sus intereses.

Una tensión que se ha incrementado, despues de que el abogado general, el belga Melchor Wachelet, asegurara que el acuerdo de 2007 es «inválido» porque este convenio pesquero no puede firmarse sin el consentimiento de los saharauis, ya que Marruecos no ostenta la soberanía de esta zona. Hay que recordar que el acuerdo afecta a las aguas del Sahara Occidental.

«Paz y prosperidad»

Representantes del sector pesquero marroquí abrieron esta cumbre destacando el «ambiente de paz y prosperidad» que ha aportado el convenio, pero quisieron advertir sobre «los riesgos y temores que esta suspensión podría acarrear».

Desde España, el secretario general de Cepesca y copresidente de la comisión mixta España-Marruecos, Javier Garat, afirmó que es un «momento crucial» y se mostró confiado en que la sentencia sea «postiva». Sin embargo, no ocultó su preocupación por lo que supondría la suspensión de este acuerdo, ya que «debilitaría la relación y sería un error. Tendría consecuencias y yo preveo una crisis diplomática muy importante porque sería una ofensa para el Gobierno de Marruecos».

Igualmente, Pedro Maza, secretario de la FAPE, la federación pesquera andaluza, coincidió con Garat en que «habrá más problemas, políticos y de otra cosa».

Hay que recordar que ayer, en un encuentro con periodistas internacionales, el presidente el presidente del Consejo Provincial de Dakhla, Sidi Ahmed, llegó a afirmar que la vigencia del convenio pesquero es una cuestión de «vida o muerte» y advirtió de que «la seguridad de Europa y de otros países depende de Marruecos».

Al margen de las consecuencias políticas, en España también son importantes las económicas, ya que la activiad pesquera vinculada a este convenio genera un volumen de negocio de 14 millones de euros al año, con la pesca de 7.400 toneladas.