Pobladores de Tlahuililpan (México) buscan restos de los fallecidos en el sitio de la explosión en el oleoducto
Pobladores de Tlahuililpan (México) buscan restos de los fallecidos en el sitio de la explosión en el oleoducto - Efe

El Ejército de México conocía la fuga en el oleoducto horas antes de la explosión

Críticas a López Obrador por la inacción militar ante la tragedia, que ha causado hasta ahora 91 muertos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La inacción del Ejército mexicano para evitar el saqueo de combustible al oleoducto que explotó el pasado viernes, tragedia en la que murieron al menos 91 personas, ha centrado las primeras críticas al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien inició su mandato el 1 de diciembre. El Ejecutivo ha admitido que el Ejército supo de la fuga sobre las 14.30 del viernes, pero los efectivos policiales y militares no se personaron hasta las 17.00 y 17.30, tiempo en el que más de 600 habitantes del municipio de Tlahuelilpan (centro) ya habían llegado a la zona y llevaban horas rapiñando la gasolina que emanaba de la tubería.

«Actuaron muy bien, hubiese estado más complicado posiblemente si hubiesen tratado de impedir a la multitud lo que se estaba haciendo», dijo López Obrador en rueda de prensa el fin de semana, después de las primeras críticas contra la institución castrense. «Todo mi apoyo a la actuación del Ejército», añadió el presidente. Por el momento hay 91 muertos y 55 heridos, entre ellos un niño de 2 años y dos adolescentes de 15 años, como consecuencia de la explosión y del incendio, según datos del Gobierno mexicano.

Apenas unos 25 soldados se dirigieron al lugar para establecer un cordón de seguridad alrededor de la fuga, causada por ladrones de combustible horas antes. Debido a que los criminales no cerraron bien la perforación que hicieron en la tubería, litros y litros de gasolina brotaban de la brecha, motivo por el que más de 600 personas se acercaron con cubos de fregar, botellas y bidones para almacenar el combustible y venderlo o usarlo en sus vehículos. Desafortunadamente, en cierto momento saltó una chispa que provocó un incendio y la posterior explosión.

Linchamientos

Crescencio Sandoval, secretario de Defensa Nacional (ministro de Defensa), aseguró en rueda de prensa que el Ejército alertó a los ciudadanos de que lo que hacían era peligroso, pero desoyeron el toque de atención de las autoridades. «Se busca evitar que las personas se acerquen al oleoducto, pero hacen caso omiso y se tornan, algunos de ellos un tanto violentos», dijo Sandoval.

Tristemente, en 2018 se produjeron más de 80 casos de linchamiento provocados por masas enfurecidas y aproximadamente eran un militar por cada 25 personas, motivo por el que los soldados decidieron echarse a un lado en vez de enfrentarse a los ciudadanos.

Mientras tanto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) anunció que ha iniciado un expediente para investigar las posibles omisiones que de los servidores públicos ante de la tragedia. En su tradicional conferencia de prensa a las 7.00, AMLO apuntó que responderá a la demanda de la CNDH contra el Ejército.