José Manuel Pulgar se recupera en el hospital de Durango - EFE | Vídeo EP

Un asturiano entre los supervivientes del «milagro de Durango»

El español, José Manuel Pulgar, ayudó a varios pasajeros y al piloto a salir del avión

Actualizado:

El vuelo 2431 de la compañía Aeroméxico, conocido como «el milagro de Durango» se estrelló contra el suelo a las tres de la tarde –hora local, sobre las 22 horas del martes en España. Aún se desconocen las causas del accidente aunque las incógnitas que quedan por desvelar se centran en las malas condiciones meteorológicas.

Entre los viajeros se encontraba un español, según informaron las autoridades mexicanas al consulado español.

El español herido en el accidente de avión ocurrido en el aeropuerto de Durango, en el norte de México, es un minero asturiano de 43 años, José Manuel Pulgar, que viajaba en el vuelo siniestrado para regresar después a España tras un periodo de vacaciones, según ha informado TPA Noticias.

Pulgar debía incorporarse en pocos días a su trabajo en el pozo Nicolasa, de Hunosa, en Mieres, y viajaba solo ya que tanto su mujer, de nacionalidad mexicana, como sus dos hijos, de ocho y cinco años, iban a prolongar su estancia en el país azteca.

Su hermano, Adriano Pulgar, ha señalado a la televisión autonómica asturiana que disponen de muy poca información sobre su estado, pero que les han señalado que se encuentra bien aunque «un poco magullado» y que permanece ingresado en un hospital militar a la espera de que le realicen nuevas pruebas médicas.

En declaraciones al diario local «El Comercio», José Manuel, algo nervioso, relata cómo fueron los minutos después del impacto: «Tras el golpe, la cabina se llenó enseguida de un intenso humo, muy molesto y con un olor muy fuerte, y se originó un fuego; había llamas justo detrás de mí y sentía el calor. Me desabroché el cinturón». El asturiano cuenta que escuchó los gritos del piloto, atrapado en la cabina y con posiblemente con las piernas rotas, sin poder salir. No se lo pensó dos veces y fue a socorrer al conductor de la nave. También ayudó a salir del avión a otro grupo de pasajeros.

«El avión intentó despegar. Por lo que se pudo apreciar desde el interior, se habían juntado dos tormentas que chocaron en ese momento en la zona de despegue. El piloto intentó realizar entonces un aterrizaje de emergencia porque ya habíamos cogido altura, pero el fuerte viento tiró abajo el aparato. Al principio, parecía que había tomado tierra sin problema, pero debió de rebotar y volvió a coger ha detallado el herido lenense recoge «El Comercio».

También quiere regresar a su casa, a Pola de Lena. «No me apetece nada volver a coger un vuelo, pero sé que lo tengo que hacer y lo voy a hacer. Pasaré miedo, sobre todo, en el despegue. Pero lo haré».

Hace unas horas, el gobernador del Estado de Durango, José Rosas Aispuro, ha informado de que los 18 heridos del accidente del avión de Aeroméxico que permanecen hospitalizados evolucionan favorablemente.

A bordo viajaban un total de 103 personas, entre las que no se cuentan víctimas mortales, aunque inicialmente 98 recibieron atención médica.