La obesidad infantil y juvenil ha crecido.
La obesidad infantil y juvenil ha crecido.
ESTUDIO ENPE

La obesidad infantil crece, pero tiende a estabilizarse

La obesidad en los menores de 25 años ha aumentado entre un 3 y un 5 % desde año 2000

Actualizado:

La prevalencia de obesidad infantil y juvenil se sitúa entre las más altas de Europa, aunque las cifras más recientes sugieren una tendencia a estabilizarse y también que existen diferencias tanto por grupos de edad como por sexos y entornos. Según asegura el Dr. Javier Aranceta (Universidad de Navarra y miembro de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria), los datos preliminares del estudio ENPE (Estudio Nutricional de Población Española) sobre prevalencia de obesidad infantil revelan por un lado que ha disminuido en el caso de las niñas y chicas de clase media alta y que el problema es más importante en las familias más modestas, donde ve la necesidad de poner el acento para que sepan elegir una alimentación saludable aunque tengan menos recursos.

Los resultados de este trabajo, presentado en el marco de Nutrimad 2018, señalan que la prevalencia de obesidad entre los menores de 25 años se sitúa en el 11,3%, si bien el porcentaje es del 12,6% en el caso de los chicos y del 11,2% en el caso de las chicas. «Esto supone un cambio de tendencia con respecto al estudio pasado (en el que el dato de las chicas era más alto que el de los chicos) y puede indicar que el colectivo femenino, tanto en la población joven como en la adulta, esté más concienciado con la necesidad de alimentarse bien, tanto por una cuestión de salud como de estética».

A la hora de sumar los datos relacionados con la obesidad y el sobrepeso (denominada sobrecarga ponderal) en niños y jóvenes de entre 3 y 25 años la prevalencia se sitúa en el 34,4%. «Con este dato habría que tener en cuenta que al menos la mitad de los que pertenecen a este grupo van a ser adultos obesos y muchos de ellos sufrirán enfermedades crónicas como diabetes y patologías cardiovasculares».

Las pantallas, como enemigas

Uno de los aspectos en los que más ha incidido el Dr. Aranceta a la hora de hablar de los datos sobre la obesidad infantil y juvenil que aporta el estudio ENPE es que la actividad física y lo que hacen en su tiempo libre es tan importante como la alimentación. «La adherencia a la pantalla y al ordenador y todo lo que suponga superar dos horas sentado frente a una pantalla es uno de los factores de riesgo importantes de obesidad porque nadie come fruta jugando a videojuegos de ataques. Lo que favorece este tipo de juegos es elementos compensatorios como el consumo de alimentos ricos en azúcar y grasas». Por eso propone que tengan como mínimo una hora de «movimiento» al día además de los tres impactos de deporte escolar durante la semana, pero desaconseja que se les ponga a dieta. «Es mejor que sustituyan los alimentos menos favorables por otros más saludables. No vamos a empezar a crear un conflicto entre el alimento y el ciudadano con tres años, con cinco o con 17», comenta el experto, quien insiste en que esto es algo que se tiene que trabajar tanto en el entorno escolar, como en el universitario y familiar. «Los milagros no existen. Si queremos mejorar, tenemos que trabajar», concluye.

Sobre la comparativa con otros datos similares en Europa, el Dr. Aranceta explica que, si bien no estamos en la primera posición, sí que estamos en los puestos de cabeza. Por delante de Inglaterra, algunas zonas de Alemania y lo que antes era el telón de acero, pero peor que otros países de Europa. En este punto comentó que hay aspectos vinculados a la obesidad que no solo tienen que ver con el ejercicio físico y con la alimentación, sino con factores genéticos y hasat con los climatológicos.«En los países que hace más frío, esa baja temperatura hará que generemos un mayor gasto energético para transformarlo en calor y en los países del sur acomodados eso es algo que no sucede», comenta.

Por comunidades autónomas, Javier Aranceta ha explicado que los peores datos se obtienen en Andalucía y Canarias, en el caso de los varones, también en el Levante, mientras que la zona norte, Cataluña y Baleares presentan una prevalencia menor de obesidad con diferencias de entre 4 y 5 puntos entre regiones.

La obesidad es uno de los temas que se están debatiendo en el marco del Nutrimad 2018, Nutrición Comunitaria en el siglo XXI, organizado por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), que durante cuatro días contará con la presencia en Madrid de 500 científicos y profesionales de la salud de 18 países y debatirán sobre la dieta mediterránea, la educación nutricional, el ejercicio físico, la nutrigenómica y la sostenibilidad alimentaria.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia