Roscos de Semana Santa y torrijas que podemos degustar estos días
Roscos de Semana Santa y torrijas que podemos degustar estos días
Gastronomía

Seis dulces y un potaje para no pecar (o sí) en Cuaresma

Comienzan días de recogimiento, pero también de recetas típicas mientras aguardamos a la Semana Santa

Actualizado:

Cumplir con las normas de estos días marcados por la religiosidad ha sido desde  siempre más llevadero con algunas de estas recetas de Semana Santa y Cuaresma. Son en su mayoría dulces porque antiguamente se necesitaba gran aporte calórico en los días anteriores y posteriores al ayuno. También se estilan recetas de guisos de verdura y pescado para los viernes de Cuaresma, días en los que la Iglesia prohibió el consumo de carne. Independientemente de los motivos, son una buena forma de disfrutar de la cultura gastronómica de nuestra tierra.

Torrijas

Son el dulce de Cuaresma y Semana Santa por excelencia. Se come en toda España y también en otros lugares del mundo donde se le conoce con diferentes nombres.  La receta de las torrijas es muy sencilla y puede variar según los gustos. El pan, preferentemente pan duro, puede mojarse en leche o en vino.  También existen otras versiones más modernas que añaden nuevos ingredientes e incluso convertirlas en un aperitivo salado. Antonia Butrón es uno de los lugares donde se pueden comprar torrijas en Cádiz con un sabor muy casero.

Roscos de Semana Santa

Otro de los grandes símbolos dulces de estas fechas.  Es una masa horneada dura a la que se le añaden especias además de los ingredientes básicos. Tienen especial fama las de la Pastelería La Victoria de San Fernando, y las fórmulas de otros pueblos de la provincia como Conil. Si están hechas del día y con buena mano, no resultan toscas a pesar de su apariencia. Muy al contrario, más de uno repetirá y estará tentado de mojarlas en café o chocolate.

Arroz con leche

Aunque muchos lo toman todo el año, y algunos tenemos un recuerdo especial de cuando nuestras madres no los preparaban para recuperarnos tras enfermar, es  postre típico  de Semana Santa. Al igual que las torrijas, lo tenemos por muy nuestro, pero el arroz es el alimento más consumido en el mundo, así que es imposible que esta deliciosa receta no traspase fronteras. Leche, limón y canela son los compañeros indispensables en esta reunión culinaria. Es un postre omnipresente en muchos restaurantes y en toda venta que se precie.

Gañotes de Ubrique

La Cuaresma en la localidad de la sierra de Cádiz, se llama gañote. Un dulce de masa frita cuya particularidad reside en, además de su exquisito sabor, en su forma. Para elaborarlos se prepara la masa, se cogen pellizcos de ésta y se estiran con forma de churros. Luego, con la ayuda de una caña impregnada en aceite, se convierten en espirales. Como todas las masas, hay que comerlo preferentemente frío, si es que podemos resistir la espera.

Bollos de Semana Santa de Arcos

Volvemos a ponernos blanditos con esta receta enmarcada en la etapa cuaresmal. La canela, el anís verde y las almendras para rematar, son las claves de este dulce arcense. Se prepara en el horno con azúcar por encima antes de la cocción. La receta está disponible en internet, pero si podemos probarlos en su lugar de origen, sobran las excusas para visitar Arcos.

BuñuelosYa sean de viento rellenos o de masa frita, es propio de Semana Santa y  también de Tosantos, o Fiestas de Todos Los Santos. La versión de masa frita cubierta de azúcar es mucho más popular en algunos pueblos de la provincia, y suelen ofrecerse degustaciones gratuitas junto con chocolate. Ambas opciones son ideales para adentrarnos en la festividad religiosa a golpe de tradición repostera.

Potaje de Vigilia

No sólo de dulces vive el cristiano, también hay platos, especialmente guisos y potajes, especiales para estas fechas. La prohibición de comer carne los viernes de Cuaresma hace que todos ellos estén elaborados con verdura y pescado. El llamado potaje de Vigilia o Cuaresma, tiene como ingredientes principales los garbanzos, bacalao y espinacas. La razón por la que este pescado es el protagonista de muchos platos de estos días (también de los Buñuelos de Bacalao), se debe a que ha sido muy consumido desde hace años por la posibilidad de conservarlo durante periodos de tiempo largos gracias a la salazón.