Vicente Ordaz - EL FARO

Sobre mi madre

«Tan loable es secundar una huelga como no hacerlo»

Vicente Ordaz
Actualizado:

Creo a muerte en la igualdad como concepto básico de nuestra sociedad, y sin embargo los datos demuestran que sigue, desgraciadamente, existiendo una brecha salarial entre hombres y mujeres que en 2018 es tan inexplicable como innecesaria. No es justo y no hay derecho. Aún así, la jornada de ayer jueves deja lecturas y sensaciones que siguen sin gustarme. Tan loable es secundar una huelga como no hacerlo, no se defiende más un derecho ni se reivindica más una idea, por cortar el tráfico o salir a la calle con una pancarta o por ponerte una peluca con el pelo morado. También se defiende una idea en la misma medida desde tu puesto de trabajo, aunque más de uno y más de una, se empeñen en intentar demostrar lo contrario.

El día de la mujer “oficialmente” fue ayer, cuando realmente es y debe ser todo el año. Se ha de reivindicar todos los días, y se tiene que apoyar aunque no hayan pancartas, ni manifestaciones, ni una foto para quedar bien en la prensa. Por eso vaya desde aquí mi reconocimiento y admiración para todas aquellas mujeres que ayer se reivindicaron trabajando, y que lo hacen todos los días de manera anónima. La batalla contra la brecha de la desigualdad se gana durante 365 días, no sólo el 8 de marzo, aunque haya quién tirase ayer “toda la traca” y no se vuelva a saber de ellos durante los próximos 12 meses.

Imagen de la manifestación celebrada este jueves en Valencia
Imagen de la manifestación celebrada este jueves en Valencia - EFE

Mi homenaje, es fácil, en cualquier día y como ejemplo de mujer trabajadora y que se reivindica todos los días, mi madre, que pasados los 70 años, perdón mamá por contarle tu edad a todo el planeta, sigue trabajando, que es por otra parte, lo que ha hecho toda la vida. Que sólo con su esfuerzo sacó adelante a dos hijos pequeños cuando la vida la dejó viuda hace casi 40. Mi madre nunca ha ido a una manifestación, ni se ha puestro delante de una pancarta, nunca se conocerá ni se escribirá sobre ella. Como mi madre afortunadamente hay muchas mujeres más, a la que alguien ayer nos las miró bien por qué acudieron a su puesto de trabajo, y sin las que un día como el de ayer jamás habría llegado. Por cierto, alguien supongo explicará algún día por qué, y en determinadas capas de la Administración, no te descontaban el día de paga si hacías huelga. A mí madre de hecho, se lo hubiesen descontado.

Vicente OrdazVicente Ordaz