Miquel Porta Perales - El oasis catalán

La carta

«Resulta interesante apostillar las palabras del presidente Torra i Pla. Vayamos a ello»

Miquel Porta Perales
Actualizado:

El pasado 18 de mayo, Quim Torra i Pla -es decir, Joaquim Torra i Pla- , presidente de la Generalitat de Cataluña, envió una carta al «Estimado Presidente Rajoy» para «proponerle una reunión» y un «diálogo mañana mismo». Al respecto, resulta interesante apostillar las palabras del presidente Torra i Pla. Vayamos a ello.

Dice Torra i Pla que el «diálogo» es una práctica que «forma parte de nuestra manera de ser». Como lo demuestra que Artur Mas y Carles Puigdemont le plantearan al «Estimado» el dilema «o referéndum o referéndum». Añade Torra i Pla que «es evidente que existe un conflicto político entre Cataluña y el Estado español, y que debe afrontarse únicamente desde la política».

¿Acaso Cataluña y el Estado español -es decir, España- son sujetos políticos soberanos en igualdad de condiciones y el Estado de derecho no ha de perseguir, judicialmente hablando, a quienes cometan presuntas ilegalidades? Reclama Torra i Pla un diálogo «sin condiciones» y «con la predisposición a hablar de todo». ¿Quizá el diálogo, en una sociedad democrática, no debe ejercerse en el marco de la legalidad constitucional?

Asegura Torra i Pla que «en democracia, como es sabido, el que ostenta la mayoría tiene derecho a formar gobierno y a dar cumplimiento a su programa». Sí, pero, como es sabido, el programa no ha de contravenir la legalidad democrática. Sostiene Torra i Pla que el «proyecto político que defenderá el gobierno que presidiré será el que avaló la mayoría de los ciudadanos de Cataluña el pasado 21 de diciembre, fiel a la expresión democrática del 1 de octubre». Cabe recordar que el referéndum del 1 de octubre fue ilegal y, en consecuencia, antidemocrático.

Concluye Torra i Pla que, entre otras, una de sus prioridades será «la defensa de la democracia y los derechos fundamentales». Así sea. A ver si es verdad, presidente Torra i Pla. Y a ver si es verdad que, como dice usted, Cataluña es un «país diverso, cívico, respetuoso, profundamente comprometido con los valores democráticos».

Miquel Porta PeralesMiquel Porta Perales