Manuel García (PP) con el bastón de mando de Villaquilambre, en León
Manuel García (PP) con el bastón de mando de Villaquilambre, en León - ICAL
Constitución de los ayuntamientos

La lista más votada no gobierna en medio centenar de municipios de Castilla y León

El PP es el más perjudicado por los pactos y el PSOE es el que más consistorios ha ganado con acuerdos

ValladolidActualizado:

Con el «pactómetro» aún echando chispas después de su inusitada actividad en los últimos días ante los intereses (locales, provinciales, regionales e incluso nacionales) de unos y otros y la presencia de más siglas políticas en los ayuntamientos que nunca, el balance apenas unas horas después de que se conformaran la gran mayoría de ayuntamientos de la Comunidad demuestra precisamente que los acuerdos a varias bandas con negociaciones hasta el último momento se han traducido en que en más de medio centenar de municipios de la Comunidad la lista más votada no será la que rige los destinos de sus vecinos. La cifra puede parecer mínima en una comunidad con 2.248 localidades, pero hay que recordar que en la gran mayoría -especialmente en las de tamaño más reducida, que son multitud- los votantes ya habían otorgado una mayoría absoluta que hacía innecesario cualquier acuerdo poselectoral. Sólo en unos 200 consistorios tocaba buscar acuerdos para conformar gobernar y en al menos una cuarta parte de ellos han servido para «tumbar» al partido preferido por los electores.

Con el caso de Palencia como paradigmático por aquello de que Ciudadanos ostentará la alcaldía -para cumplir el principio de acuerdo alcanzado a nivel autonómico con el PP- con sólo tres ediles y menos del 12 por ciento de respaldo en las urnas, un repaso a lo sucedido en otros lugares de la Comunidad muestra que no es una situación única como afirman desde el PSOE, perjudicado por esta «jugada». De hecho, los socialistas son los que más alcaldías han «rebañado» -más de una veintena- sin ser la fuerza más votada, mientras que los populares consiguieron al menos diez a través de este «método» pero fue con diferencia la formación que en más lugares se ha quedado fuera de los ayuntamiento pese a su triunfo el 26-M -al menos en 27 casos por nueve de los socialistas-.

En cuanto a las fórmulas utilizadas por los partidos no ha faltado la originalidad. Entre los casos más llamativos el de Roales del Pan (Zamora), donde el único edil de Vox el es nuevo regidor con el apoyo de PP y de un independiente que iba en las listas del PSOE. Similar es el caso de Santovenia de Pisuerga (Valladolid), donde también el cuarto partido más votado (Cs en este caso) será quien tenga el bastón de mando con los votos de las dos formaciones tradicionales, que echan así del poder a Toma la Palabra (IU).

«Turnismo» en Soria

En tierras sorianas ha triunfado la moda del «turnismo» y si en el Burgo de Osma socialistas y populares gobernarán dos años cada uno para que no lo haga el expresidente de la Diputación, Antonio Pardo, bajo las siglas de PPSO, en Langa de Duero, los se pasarán el testigo serán PSOE y Ciudadanos en contra del PP.

Y es que pese a las duras críticas lanzadas estos días desde el bando de Luis Tudanca al de Francisco Igea por su diálogo abierto con los populares para gobernar la Junta, ambos partidos si se han llevado bien en al menos 16 municipios de la Comunidad para llegar a pactos que impidieran gobernar a la formación presidida en la región por Alfonso Fernández Mañueco. Entre ellos, Espinosa de los Monteros (Burgos), Benavides de Órbigo (León), Ampudia, Guardo y Velilla del Río Carrión (Palencia), Béjar y Villares de la Reina (Salamanca), Peñafiel (Valladolid) y Fuentesauco (Zamora).

La unión de PSOE y Cs ha arrebatado a los populares al menos 16 alcaldías en las que había vencido

También ha funcionado en sentido contrario y PP y Cs se han unido -a veces con más «compañeros»- para quitar la Alcaldía al PSOE. Así se ha dado en Aranda de Duero y Salas de los Infantes (Burgos), Villaquilambre y Valdefresno (León) y El Espinar y Valverde del Majano, entre otros.

Más sorprendente aún es lo ocurrido en los municipios leoneses de Ardón y Folgoso de la Ribera donde la Coalición por el Bierzo y UPL se han visto fuera de sus ayuntamientos gracias a los votos del PP en favor del PSOE con el «agravante» de que en el primero de los casos los socialistas gobiernan con un único edil respaldado por tres de los populares. Algo similar sucedió en Coca (Segovia). Un empate a tres ediles entre tres formaciones se saldó con el apoyo del PP al PSOE para «desgracias» de la agrupación vecinal, que había obtenido más votos.

Otros acuerdos mucho más dolorosos para los intereses de Castilla y León son los realizados en el enclave burgalés de Treviño. Si en la Puebla había ganado Bildu y el PNV le entregó el edil que necesita para sellar la alcaldía, en Condado de Treviño los de Urkullu tuvieron el apoyo de los de Otegui para controlar el ayuntamiento.