Empleada del servicio de limpieza en un colegio durante su jornada de trabajo
Empleada del servicio de limpieza en un colegio durante su jornada de trabajo

Las limpiadoras de colegios de Toledo temen una bajada de horas y sueldo con Ferroser

El 1 de febrero esta empresa concesionaria se hace cargo del servicio de limpieza de los centros escolares y edificios municipales

ToledoActualizado:

Casi un centenar de empleados, en su mayoría limpiadoras, del servicio de limpieza de colegios públicos y dependencias municipales del Ayuntamiento de Toledo están pendientes de una fecha: el 1 de febrero de 2018. Ese día Ferroser —filial de la multinacional Ferrovial—, la nueva empresa concesionaria que realizará este trabajo, tomará el relevo de Limasa, la anterior. Y lo hará ante las dudas y el temor que el plan de organización laboral está generando entre los trabajadoras.

Con una cuantía de poco más de 4 millones de euros, Ferroser ha sido la oferta más valorada por el Ayuntamiento de Toledo. Sin embargo, su plan de organización del trabajo incluye «una reducción de unas 11.000 horas anuales en la limpieza de colegios públicos de la ciudad», según asegura a ABC el portavoz del comité de empresa de la concesionaria de este servicio de limpieza, José Esteban Chozas.

Con ello, hay una previsión de que la próxima empresa concesionaria reduzca, a partir del 1 de febrero, entre un 20 y un 40% la jornada laboral de esas trabajadoras, lo que supondría que sus salarios pasarían de 800 a 500 euros o de 700 a 400 euros, aproximadamente. En algunos casos se llegaría, incluso, a reducir casi a la mitad.

«Yo no sé si este plan de trabajo que el Ayuntamiento de Toledo ha valorado con la máxima puntuación se va a llevar a cabo o no, ya que, hasta ahora, ni los responsables municipales ni la empresa han explicado nada. Sólo sabemos lo que aparece en la documentación que nos han aportado, pero querríamos saber si finalmente esto va a ser así, puesto que el Consistorio toledano se comprometió a no tocar las condiciones de los trabajadores de este servicio», señala Chozas.

El portavoz del comité de empresa cree que, para evitar «recortes», el Ayuntamiento puede hacer lo mismo que pasó con el servicio de recogida de basura cuando el alcalde era José Manuel Molina (PP); es decir, «adjudicar un contrato y ampliarlo, cuando se vayan a producir los recortes por parte de la empresa adjudicataria, para que no los lleve a cabo. De este modo, se silenciarían las quejas de los empleados».

A su juicio, también puede pasar otra cosa, desde el punto de vista administrativo: que la empresa aplique los «recortes» previstos en su plan de organización del trabajo «de manera paulatina». Una decisión que, destacó, perjudicaría a las 94 trabajadoras de este servicio, una plantilla que además está bastante envejecida.

Lo paradójico de este asunto, según José Esteban Chozas, es que «el recorte de horas y salario afecta tan sólo a las empleadas de la limpieza de los colegios públicos, mientras que a los que trabajan en dependencias municipales no sólo no se los recorta, sino que les aumentan las horas de trabajo, con lo que les incrementan los salarios».

Chozas recalca que los centros escolares cuentan con más metros cuadrados y acumulan más suciedad que las dependencias municipales, que no dejan de ser edificios de oficinas. «Quizá, en el equipo de Gobierno, no quieran tener a trabajadores cabreados a su lado», especula.

Leer la documentación

También llama la atención, en su opinión, que en el parque de bomberos se van a reducir las horas semanales de limpieza de las 79 actuales a las 15. «Esto, supongo, responderá a un error, pues los técnicos municipales y los políticos que conforman la mesa de contratación tienen la obligación de leerse toda la documentación. Y, si algunas de estas cuestiones no responden a un error, Ferroser no debería ser la adjudicataria del servicio de limpieza».

Por su parte, la concejala de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Toledo, Eva Jiménez, cuenta que ya se está haciendo el tránsito de Limasa a Ferroser, y dice que desde su concejalía estarán atentos a que no haya ningún contratiempo. En principio, según dice, «la nueva adjudicataria se ha comprometido a subrogar a toda la plantilla de trabajadores que hay y a mantener las condiciones laborales del personal del servicio de limpieza de colegios y edificios municipales».

Jiménez deja claro que desde su concejalía exigen y exigirán que «la calidad del servicio tiene que ser buena o, por lo menos, igual que como está, aunque siempre se pueden mejorar las cosas». «Yo entiendo que el comité de empresa y los trabajadores, ante el cambio de concesionaria, tienen siempre la incertidumbre de si se va a producir algún recorte o ajuste. Pero, a priori, el compromiso que tenemos con Ferroser es que la situación seguirá siendo la misma durante los primeros meses. De haber modificaciones, serían a posteriori, dependiendo de la eficiencia en la prestación del servicio de limpieza en cada sitio», indicó.