Rafael Escobar, autor del libro «Leyendas del pop-rock toledano»
Rafael Escobar, autor del libro «Leyendas del pop-rock toledano» - A. Pérez Herrera

Rafael Escobar resucita en un libro a las leyendas del pop-rock toledano

Este toledano de 55 años presentó este viernes su segundo libro tras «Toledo, cinco décadas de música rock»

ToledoActualizado:

«Río Tajo, tu caudal viene sucio huele mal./No te debes acercar, te puedes contaminar./El gobierno decidió una obra sin razón/y tus aguas desvió a otros campos de labor./El trasvase se montó, el alcalde consintió,/fue el Segura quien ganó y fue el Tajo quien perdió. Así reza la letra de la conocida canción «El trasvase», muy de actualidad, de la mítica banda toledana May. Esta es una de las que ha marcado la vida de Rafael Escobar (Toledo, 1963), autor del libro «Leyendas del pop-rock toledano» (Ediciones Covarrubias), que se presenta este viernes, a las 18.30 horas, en el Hotel Cigarral El Bosque de Toledo.

Una larga melena blanca, pantalones vaqueros, chupa de cuero y bolso repletos de chapas es la imagen del rockero que siempre ha querido ser este toledano, funcionario de la Junta de Comunidades que cumplirá 55 años dos días después de la presentación de su libro. Un volumen que es una continuación, aunque con más fotografías, de su anterior trabajo, «Toledo, cinco décadas de música rock».

«Este libro es un complemento del anterior porque el otro se centraba más en las biografías de cada una de las bandas de música pop y rock toledanas y, en este caso, son las fotografías de los grupos y sus protagonistas el principal contenido a lo largo de sus páginas, que sirven para reflejar la evolución de cada uno de ellos a lo largo de las décadas, desde los años 60 hasta la actualidad», explica a ABC el autor de «Leyendas del pop-rock toledano».

Rafael Escobar, aunque escucha muchos tipos de música, se ha quedado anclado en el rock español de la década de los 70, ya que ha crecido con bandas como May, Leño, Topo, Asfalto o Tequila, entre otros, que, a su juicio, son los que marcaron la pauta a seguir.

«Yo siempre había querido ser músico y en mis años mozos yo y un amigo hicimos nuestros pinitos cuando comenzamos a aprender a tocar la guitarra, pero no pasó de ahí». Esta afición por la música y el hecho de conocer a un gran número de los componentes de esas bandas son las que le llevaron a lanzarse a hacer un repaso literario por cada uno de esos grupos y de sus historias. Además, según señala, siempre ha sido un gran coleccionista de informaciones, documentos y libros relacionados con Toledo y con la música, y al disponer de tanto material escrito y gráfico, se lanzó a escribir sobre este tema.

«Toledo, cinco décadas de música rock», que disponía de un gran texto y una fotografía por banda, funcionó bien porque jamás se había escrito nada sobre la historia de la música toledana y de sus bandas. A raíz de eso, recuerda el autor, el editor de Covarrubias se puso en contacto con él para preguntarle si disponía de más fotografías para hacer un libro más ilustrado, dado el éxito que cosechó el primero. «La idea me gustó cuando me lo propuso y me puse manos a la obra para conseguir imágenes de cada una de los grupos musicales. Así, fui uno por uno pidiéndole material gráfico y, gracias a las redes sociales, el trabajo ha resultado más fácil», subraya.

El libro está dividido en capítulos por cada una de las décadas, desde los 60 hasta los años actuales. Así, las primeras bandas que aparecen, a principios de los 60, son Los Dalton o Los Maravilla, que fueron dos grupos pop de esa época que se dedicaban a amenizar verbenas. Sin embargo, el primer contacto que Rafael Escobar tuvo con un grupo que le marcó fue con May, banda de rock -cuya fotografía es la de la portada del libro- a la que más siguió y que le marcó su camino. De hecho, gracias a la elaboración de estos libros ha recuperado la relación con muchos de la músicos a los que conoció en sus años mozos de conciertos y ensayos en garitos de mala muerte.

Las bandas, desde los 60 hasta ahora

Grupos y solistas toledanos de los últimos sesenta años, con la particularidad de que muchas de las fotografías fueron tomadas en las calles, monumentos y parques de Toledo, ya que eran los lugares elegidos por la mayoría de los grupos para sus carteles promocionales. Rostros y rincones, por tanto, reconocibles para la gran mayoría de los toledanos.

«El libro ha plasmado la historia de la música pop y rock toledana de diferentes épocas, acercándonos a multitud de grupos y estilos como la época dorada del pop de los sesenta, el despertar del rock en los años setenta, la influencia del pop y del heavy metal de los ochenta, la heterogeneidad de estilos de los años noventa, la conquista del mercado discográfico en las primeras décadas del siglo XXI y el surgimiento, en los últimos años, de los grupos tributo en Toledo», destaca.

En definitiva, el libro ha recogido a las bandas y músicos locales como Ángela y los Krim, Los Imperiales, Los Toes, Los Grecos, May, Niebla, Boreal, El Pecho de Andy, Subterráneo, Ave de Paso, Groenlandia, Humo Sapiens y The Sunday Drivers, entre otros.

Pero, a juicio del autor, si hay que destacar una banda por el éxito que ha tenido tanto en España como fuera de nuestras fronteras, es el caso de The Sunday Drivers, grupo de pop de la primera década del siglo XXI que, gracias a sus cuatro discos, se granjeó un gran número de conciertos y reconocimientos por todo el mundo. Y, a nivel nacional, destaca de nuevo a May, que debido sobre todo a su disco «El trasvase», tuvo mucho éxito, aunque Subterráneo o Boreal fueron también dos grupos que también sonaron mucho.

«Actualmente también hay muchas bandas toledanas que se están intentando abrir un hueco en el panorama musical actual, con más o menos éxito, algo en los que las redes sociales les ha ayudado mucho para dar a conocer su trabajo», señala el autor. Además, Rafael Escobar asegura que estos grupos cuentan ahora con una ventaja con respecto a décadas anteriores, como es el apoyo institucional para tocar en espacios públicos y locales municipales de calidad para poder ensayar. Esto se deja notar en una ciudad pequeña como Toledo, donde hay un gran número de bandas y locales donde todos los fines de semana hay algún concierto. ¡Larga vida al rock & roll!