Solo el 10% de los agricultores aragoneses tienen menos de 40 años
Solo el 10% de los agricultores aragoneses tienen menos de 40 años - Fabián Simón
Economía

Aragón se ha gastado 90 millones de euros en captar 1.200 jóvenes agricultores

La cuenta sale a 69.000 euros de subvención por cabeza. Durante el último año se han incorporado al campo 310 jóvenes

ZaragozaActualizado:

El Gobierno aragonés se ha gastado en los cuatro últimos años un total de 90 millones de euros en captar 1.200 jóvenes agricultores, nuevas incorporaciones con las que paliar la progresiva pérdida de productores que acumula desde hace décadas el sector primario aragonés. Según los datos facilitados por la Consejería de Agricultura del Ejecutivo regional, de esos 1.200 jóvenes agricultores, 310 se incorporaron el año pasado. Y, de esos 310 que se han dado de alta durante el último año, 80 son mujeres.

La falta de relevo generacional lleva lastrando el sector primario aragonés desde hace décadas. Eso ha conducido al abandono de una amplia superficie de tierras de cultivo y al envejecimiento del censo de productores. Todo ello, a su vez, como telón de fondo –causa y efecto a la vez- de la despoblación del medio rural.

Sistemáticamente, el Gobierno aragonés viene convocando subvenciones, año tras año, para incentivar a jóvenes que se animen a convertirse en agricultores o ganaderos. El objetivo es frenar el abandono de explotaciones por jubilación y asentar actividad económica y población en el medio rural.

A la vista del saldo que han arrojado estas subvenciones durante los cuatro últimos años, cada joven agricultor le ha supuesto a las arcas autonómicas un desembolso de más de 69.000 euros por cada joven subvencionado por darse de alta en la actividad agropecuaria.

En 2018, de los 310 jóvenes que fueron subvenciones como nuevos agricultores y ganaderos, 118 ejercen su actividad en al provincia de Huesca, 115 en la de Zaragoza y 77 en la de Teruel.

Pese al coste presupuestario, las cifras de incorporación de jóvenes agricultores siguen siendo insuficientes si se tiene en cuenta la dimensión actual del sector y el envejecimiento del censo de productores. Según los datos oficiales del Gobierno aragonés, solo uno de cada diez agricultores o ganaderos aragoneses tienen menos de 40 años de edad.

La región sigue teniendo pendiente el reto de sostener el censo agrario con un mayor relevo generacional. El consejero de Desarrollo Rural del Gobierno aragonés, Joaquín Olona, ha reconocido que es preciso afrontar un ajuste estructural con dos objetivos fundamentales: mejorar la dimensión económica de las explotaciones y el rejuvenecimiento del sector. Y ha subrayado que hay que apostar por un modelo agrario del que depende «nuestro futuro rural tal y como lo conocemos».

A juicio de Olona, es necesario apostar por la agricultura familiar, por ser la que mas aporta desde el punto de vista territorial, social y ambiental. «No está en peligro la agricultura como tal, ni el abastecimiento alimentario mundial –afirma Olona-, lo que peligra es el modelo familiar de agricultor, los agricultores que la configuran y, con todo ello, el futuro de nuestro mundo rural».