Los vecinos de Cebolla se afanan en limpiar el barro de sus casas tras el temporal

Domingo de barros en este pequeño pueblo de Toledo. Es el paisaje después de la batalla...

Actualizado:

Domingo de barros en este pequeño pueblo de Toledo. Es el paisaje después de la batalla atmosférica: la que dejó su firma a más de dos metros de altura y decidió una reordenación del mobiliario urbano. La que puso las lágrimas en Cebolla, el respiro de la señora y el del señor de la casa, la que volvió a llover sobre mojado en la indignación de los vecinos. Y todo cogiendo despistada a la Patrona, la virgen de la Antigua, en plena celebración de sus fiestas. Visto lo visto algún vecino dice que este año quizás habría sido mejor encomendarse a Santa Bárbara.-Redacción-