Sede de Unicaja Banco en Málaga
Sede de Unicaja Banco en Málaga - FRANCIS SILVA

Unicaja Banco seguirá bajo control de la antigua caja tras salir a Bolsa

La ops permitirá a la entidad malagueña obtener recursos para devolver los 604 millones en ayudas públicas del FROB

MADRIDActualizado:

Unicaja Banco continúa trabajando en su salida a Bolsa. La entidad malagueña someterá esta operación a la aprobación de la junta general de accionistas el próximo 26 de abril para luego poder ejecutarla en el mejor momento del mercado mediante una oferta pública de suscripción (ops) por la que ampliará capital por un importe nominal de 625 a 687,5 millones de euros. De esta forma, la antigua caja de ahorros, ahora convertida en Fundación Unicaja, evitará una gran dilución: de poseer el 87% del banco pasará a tener entre el 52% y el 50% del capital, evitando así perder su control.

La ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias diseñada durante el rescate bancario obliga a las antiguas cajas a convertirse en fundaciones bancarias y apartar su negocio financiero en un banco. Además, les exige reducir su participación en ese por debajo del 50%, para así perder su control y desoncolidar la actividad bancaria de su balance. De no hacerlo, deberán constituir un millonario fondo anticrisis antes de 2020. Sin embargo, el Ministerio de Economía ultima un real decreto que ampliará ese plazo, dando así una prórroga a entidades como Unicaja, Kutxabank e Ibercaja.

Aunque con ese debut bursátil su participación estará más cerca de bajar de ese 50% del capital social, la Fundación Unicaja seguirá siendo el accionista de control del banco cotizado, que a día de hoy tiene un valor en libros de unos 3.000 millones de euros. El capital que consiga ampliar mediante la citada ops dependerá del precio final al que salgan esas nuevas acciones a Bolsa, pero lo previsible es que los inversores exijan un importante descuento sobre el valor en libros. Como fuere, y aunque la entidad aún no ha especificado a que dedicará los recursos captados, lo previsible es que Unicaja destine ese dinero a devolver las ayudas públicas que recibió, entre otras cosas.

Ahorro de 60 millones por los «cocos»

Unicaja recibió del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) 604 millones de euros en bonos convertibles («cocos», en el argot financiero) para aborser Banco Ceiss, antigua Caja España-Duero. Amortizar esos títulos no solo evitará que el Estado acabe convirtiéndolos en capital y entrando en el accionariado del banco, sino que al devolver ese dinero dejaría de pagar unos intereses del 9,75% anuales, y que se traducen en unos 60 millones al año. Es decir, al devolver las ayudas su margen neto aumentará automáticamente en esa cifra.

Esos ingresos, junto con unas sinergias de 70 millones por aflorar en Ceiss, serán clave para mejorar la rentabilidad del banco, ahora mismo del 5%. Unicaja considera que sus cifras —un nivel de provisiones equivalente al 55% de los activos improductivos, una ratio de créditos sobre depósitos del 83% y un nivel de capital del 11,8%— le hacen atractivo de cara a la búsqueda de los inversores institucionales que suscriban la citada ops. La entidad ya ha contratado por ahora como asesores de la operación a las firmas y bancos de inversión Rothschild, UBS, Morgan Stanley, Credit Suisse, BBVA y Citi.

Los planes de la entidad pasan por salir a Bolsa en cuanto las condiciones del mercado lo permitan. Cabe recordar que la Comisión Europea ya le permitió prorrogar su estreno bursátil más allá de diciembre de 2016 debido a la imposibilidad de salir a cotizar sin malvenderse.