Jürgen Fitschen, a su llegada al juzgado en Munich
Jürgen Fitschen, a su llegada al juzgado en Munich - AFP

El copresidente de Deutsche Bank es absuelto de falso testimonio

Jürgen Fitschen estaba involucrado en el proceso por la quiebra del grupo de comunicación Kirch

BerlínActualizado:

«Los supuestos cargos no han sido confirmados» ha dicho en su veredicto el juez de la Audiencia Provincial de Múnich Peter Noll, conocido por decidir grandes casos como los de Bernie Ecclestone o Gerhard Gribkowsky. Noll se refiere esta vez al actual copresidente en funciones –hasta el 19 de mayo– del Deutsche Bank (DB), Jürgen Fitschen, así como a sus antecesores Josef Ackermann y Rolf Breuer, y a otros dos directivos del primer banco germano. Los ha declarado inocentes de falso testimonio en el proceso por la quiebra del grupo de comunicación Kirch.

Luego de un proceso judicial que ha tardado un año, la Fiscalía ha fracasado en su intento de acusar a los banqueros de seguir de forma conjunta un plan de actuación para evitar el pago de indemnizaciones a los herederos de Kirch hace cinco años y pedía penas de cárcel para Ackermann y Breuer y libertad condicional y una multa para Fitschen. La Fiscalía los acusaba de complot mediante declaraciones concertadas en el juicio de 2011 por la quiebra del grupo del antiguo magnate de medios de comunicación Leo Kirch. Ackermann y Breuer negaron las acusaciones y Fitschen no testificó.

El fundador de KirchMedia –grupo de comunicación al que pertenecían ProSieben, Sat.1 y la cadena de noticias N24– que murió en 2011, inició en 2002 una batalla legal contra el DB al que consideró responsable de la quiebra de su imperio. En una entrevista a Bloomberg, Breuer puso en duda la solvencia de Kirch y meses después el grupo se desmoronaba como un castillo de naipes. Kirch acusó a Breuer y al DB de su quiebra y presentó una querella por violación de secreto profesional. Finalmente, el DB se comprometió a pagar a los herederos de KirchMedia una indemnización de 925 millones de euros por la responsabilidad del banco en la quiebra.